Consejos para esquiar y disfrutar de la nieve con niños

Viajar a la nieve con niños

Seguro que si tienes hijos y eres amante de la nieve estás esperando ya la ocasión para irte a esquiar con toda la familia. Es un viaje muy emocionante que os dará muy buenos momentos. No obstante, cuando hay niños pequeños conviene tener en cuenta una serie de cosas para que la experiencia sea lo más satisfactoria y segura posible para todos.

Consejos para esquiar con los niños

Lo primero que debes saber es la edad recomendable para que los niños aprendan a esquiar. Es evidente que un bebé no es un público apto para el esquí. Hay que esperar hasta los 4 ó 5 años para que los peques tengan un poco de autonomía y equilibrio.  Aún así, dependerá también del niño y su evolución, pues hay pequeños que están preparados más pronto que otros, y también hay algunos que necesitan un poco más de tiempo.

En la nieve hace frío. Mucho frío. Por tanto, lo más importante de todo es que los niños estén protegidos. En el camino hacia la estación de esquí puedes vestirlos como si fuérais al campo. Ropa cómoda pero abrigada. Ahora bien, una vez en la estación debes ponerle un mono completo de buena calidad, capaz de aguantar todo tipo de caídas.

Evidentemente depende bastante de cuándo abre cada estación de esquí, y de cuándo vas a viajar, pero en general lo ideal es vestirlos con tres capas. Si hace una temperatura agradable, podrías vestirlos con un pantalón de esquí con peto y un forro polar.

Hay accesorios imprescindibles como el gorro, que será el encargado de proteger sus orejas y la cabeza del sol. Además, también tienes que colocarle un casco para que les proteja de los golpes.

Si no se registran temperaturas muy bajas, intenta que los guantes sean más finos y ligeros (siempre para nieve), de esta forma podrán agarrarse mejor a los palos.

Los equipos de esquí para niños pueden alquilarse fácilmente en las estaciones. Esto evitará que hagas un desembolso de dinero grande, teniendo en cuenta que quizá, el año próximo, ese equipo no le sirva.

También es importante fijarse en el tiempo. Está claro que vas a la nieve, pero esquiar con mucho viento o con temperaturas muy bajas, no hará que la experiencia sea perfecta. Mejor escoger un día con frío moderado y sin nada de viento, la visibilidad será mayor y también la seguridad en pista.

Viajar a la nieve con niños

En las principales estaciones de esquí españolas, hay guarderías y parques de nieve. Estos lugares son estupendos para que el niño tenga el primer contacto con la nieve. Estarán rodeados de otros niños, en un ambiente divertido. Además, en estas guarderías y parques de nieve hay profesores que les ayudarán a aprender los primeros pasos. Los padres pueden esquiar por su cuenta mientras, pero se recomienda visitarlos cada hora o cada dos horas para que no se impacienten.

Es esencial una buena protección solar. Recuerda que en la nieve el sol puede ser mucho más agresivo de lo que se cree a priori. Así, compra una crema solar de pantalla total pónsela cada tres horas. No dejes que se quiten las gafas y asegúrate de que sean de buena calidad y factor UVA total.

Aunque un profesor es completamente recomendable, si eres bueno en la materia, puedes ser tú quien le enseñe las primeras nociones de esquí. Eso sí, antes de subirlo a un telesilla, asegúrate que sepan bajar sin caerse de los esquíes. La mejor forma de hacer esto es intentar explicarle varias cosas a pie de estación. Cosas como llevar los bastones, quitarse y ponerse el equipo etc.

Intenta, ante todo, ser paciente. Anímalos si ves que se caen. Todos sabemos que las caídas en este deporte son inevitables. Haz que las vea como tal o podrían frustrarse.

Cuando estén preparados para subir al telesilla, tómatelo también con calma. Puede asustar al principio. Así pues, es recomendable estar un rato por la zona, observando como otros lo toman.

Esquiar desgasta, también a tus hijos. No te olvides de incluir pequeñas provisiones en sus bolsillos, tales como barritas energéticas de chocolate, galletas o fruta. Además, no descuides la seguridad. Incluye también en sus bolsillos una pequeña cantidad de dinero por si lo necesitan, así como una tarjeta de visita o un papel con tu número de teléfono por si hay alguna urgencia.

Recuerda que hay muchas estaciones de esquí en España. Algunas más aptas que otras para niños. Así, Baqueira Beret, por ejemplo, no permite entrada de niños hasta los 3 años. En Candanchú, tienes servicios para niños de 6 meses a 5 años y en Sierra Nevada de 4 meses a 8 años.

Tags: ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top