¿Qué son los Haggis? Viajar a Escocia

Haggis - comida en Escocia

Escocia es tierra de whisky, y eso lo sabemos todos (o casi todos), pero, además, en estas tierras puedes encontrar platos con bastante tradición. Una gastronomía ruda en ocasiones, que da como resultado especialidades como los Haggis. Si no sabes lo que son, prepárate, pues su descripción no parecerá agradable a todo el mundo. Aún así, los que lo han probado, dicen que es una exquisitez absoluta.

¿Qué son los haggis?

El haggis es un plato escocés bastante condimentado, con un sabor realmente intenso. Se suele hacer con asaduras de cordero u oveja, y se mezcla con cebolla picada, harina de avena, hierbas y especias. Todo ello hace que cuente con ese sabor tan particular y potente que le ha dado tanta fama.

Está claro que no a todo el mundo le parecerá agradable; y es que no hay que olvidar que cuando hablamos de asaduras, estamos hablando de pulmones, hígados, estómagos y corazón. Esas son las partes del animal que normalmente se desechan y que en los haggis aprovechan para crear este manjar.

Todos estos restos son triturados y mezclados con cebolla picada y el resto de ingredientes que hemos nombrado. También se añade especias y sal. No obstante, ahí no está todo. Ni mucho menos. Una vez tenemos ese relleno de asaduras, se coge una bolsa hecha con el estómago del animal, normalmente de oveja. Se mete dentro y se cose.  Es necesario pinchar un par de veces esa bolsa, y el motivo es simple, tendrá que pasar hasta tres horas cociéndose en una cazuela. Sin pincharla podría explotar. Esta es la receta original, la tradicional. Actualmente, y para comercializarlo un poco mejor, se suele envolver dentro de una cubierta de embutido sin más.

No hay que asustarse. A fin de cuentas viene a ser eso, una especie de embutidos con un aspecto similar a las morcillas.

Que son los haggis

Dónde surge el haggis

Aunque el haggis se asocia automáticamente a Escocia, lo cierto es que no se puede decir con total precisión. El motivo es que las primeras apariciones de esta palabra, o palabras similares como hawgs o hagese, las encontramos en documentos ingleses del siglo XV. Es más, se han encontrado referencias a platos muy similares en escritos de la época romana e incluso en escritos escandinavos. No obstante, el plato alcanzó su fama como un plato escocés gracias al poema “Oda a un haggis” de Robert Burns, uno de los poetas más importantes de Escocia.

Que no tengamos testimonios por escrito que puedan situar el haggis en Escocia, no significa que el folclore popular no se encargue de ello. Así, son muchísimas las historias que se han ido creando alrededor de este plato, relacionándolo siempre con Escocia.

Una de las historias más famosas, o más extendida, es aquella que cuenta que los boyeros de las tierras altas tenían que llevar el ganado a los mercados de Edimburgo. El camino era largo, y así, sus mujeres preparaban grandes reservas de comida con los alimentos que tenían disponibles en casa. En estos casos, solían ser carne de cordero que cocinaban y metían directamente en la tripa de este animal para que se conservara mucho más tiempo y se pudiera transportar fácilmente.

Otra de estas historias se relaciona con los clanes más antiguos de Escocia. Según dicen, cada vez que el jefe de un clan sacrificaba un animal para aprovechar su carne, cedía la casquería a los hombres que se encargan del sacrificio. Estas partes eran aprovechadas para hacer precisamente el haggis.

Opiniones para todos

Aunque como hemos dicho, para muchos es una auténtica exquisitez, el haggis está rodeado de polémica. Para empezar, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos está en completo desacuerdo con este plato. Durante los últimos 44 años, EEUU prohibió la importación y venta de este producto, pues según decían, iba en contra de los reglamentos del Servicio de Seguridad e Inspección Alimentaria. El motivo que alegan es que contiene pulmones de oveja que son imposibles de comer.

No obstante, desde la Escuela de Cocina de Edimburgo no lo tienen tan claro. Reconocen que es difícil describir el plato sin que suene desagradable. No obstante, admiten que todo lo que hay dentro de esta especialidad es completamente apto para el consumo.

Sea como sea, si sois de probar siempre la gastronomía local en cualquier sitio al que viajéis, iros de Escocia sin haber probado el que probablemente es su plato más tradicional, sería todo un crimen gastronómico.

Tags: ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top