Qué ver en Oporto en 2 días

Oporto en 2 dias

Oporto se ha convertido en una de las ciudades más turísticas de Europa. Un lugar mágico, a orillas del Duero, que cuenta con un montón de atracciones turísticas.

Oporto no es excesivamente grande, por lo que dos días son más que suficientes para conocer esta urbe. Además, con calma, sin estresarse. Disfrutando de cada iglesia, cada museo y cada restaurante; y es que en Portugal ya sabemos que se come divinamente. Así, te proponemos una ruta de dos días por Oporto.

Primer día en Oporto

El primer día es el más intenso. Tenemos muchas horas por delante y muchas cosas para ver.

Podemos comenzar por la Iglesia de los Clérigos, uno de los símbolos de la ciudad.  Para llegar hasta aquí, pasarás por la plaza más importante de Oporto, la plaza de la Libertad (Praça da Liberdade). Es la encargada de unir la parte antigua con la nueva. Una enorme plaza con una estatua ecuestre del rey Pedro IV. A un lado de esta, tienes la Avenida de los Aliados, llena de edificios modernistas de principios del siglo XX. Al otro, el descenso hasta orillas del Duero, y, de camino, la preciosa Torre de los Clérigos.

La iglesia de los Clérigos fue construida entre 1735 y 1748. Es de estilo barroco y está coronada por la Torre de los Clérigos. Es la más alta de Portugal, con 76 metros de alto y más de 200 escalones. Cuesta subir, pero las vistas panorámicas desde aquí son una auténtica maravilla.

Monasterio de los Clérigos en Oporto

Muy cerca de la torre y la iglesia, encontrarás otro de los lugares más famosos de Oporto, la que dicen es una de las librerías más bellas de toda Europa. Se trata de la Librería Lello e Irmao, la misma en la que se inspiraron algunas escenas de la película de Harry Potter.

Se trata de una preciosa librería con una gran escalera de madera labrada con una larga moqueta roja. Muchos libros y un montón de objetos antiguos amenizarán la visita.

Muy cerca está el Palacio da Bolsa, otro imprescindible en esta visita a Oporto.  Es de las mejores visitas en la ciudad, sin duda. Un palacio que comenzó a construirse sobre las ruinas de un convento, allá por 1842. Es de estilo Neoclásico y en su interior encontrarás, entre otros, el Patio de las Naciones, cubierto completamente con una preciosa estructura de vidrio.

Escaleras de granito y mármol, una sala Dorada, la sala de las Asambleas Generales o la Sala Árabe, son algunas de las sorpresas que te depara este Monumento Nacional.

Cuando termines, antes de bajar hasta el barrio de Ribeira, a orillas del Duero, no te olvides de visitar la Iglesia de San Francisco, donde podrás ver su recargado interior y sus catacumbas.

El barrio de Ribeira es uno de los puntos más turísticos de Oporto. Coloridas fachadas, el gran Puente de Don Luis I y un montón de casitas de pescadores te esperan. Además, es el mejor sitio para tomar una pinta o una copa de vino de Oporto, así como para cenar, pues hay un montón de restaurantes con unas vistas privilegiadas a la otra orilla, Vila Nova de Gaia.

Ribeira en Oporto

Segundo día en Oporto

El segundo día puedes comenzarlo visitando la Catedral. Visita su claustro y disfruta de las vistas sobre la ciudad, pues está en una zona bastante alta. Además, puedes aprovechar para tomar el Funicular dos Guindais, que te conducirá a la parte baja de Oporto.

Catedral de Oporto

Es momento de cruzar el Duero y visitar Vila Nova de Gaia, el lugar de las bodegas de vino de Oporto.

Sin duda, en este punto es interesante entrar en alguna de ellas para poder hacer una visita y probar estos deliciosos vinos. No obstante, recuerda que también hay otra excursión importante, la que te conduce por el Duero en un barco. Podrás ver todos los puentes que unen ambos lados y maravillarte con las vistas.

Si tienes tiempo, este último día puedes invertirlo también en ver uno de los museos más bonitos de la ciudad, el Museo del carro eléctrico. Está en la antigua Central termo-eléctrica de Massarelos, en el barrio Miragia.

Verás máquinas de tranvía restauradas, réplicas de tranvías de diferentes épocas, desde el más antiguo (1872), un tranvía de tracción animal, hasta los más modernos.

Recuerda que hay museos en Oporto suficientes como para pasar el día completo.

Estas son algunas recomendaciones para esos dos días en Oporto, pero es esta una ciudad tranquila y muy tradicional, ideal para perderte por sus barrios más típicos y saborear su auténtica esencia.

Plaza con el Ayuntamiento de Oporto

Para saber más

Tags: ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top