Qué ver en Segovia

Acueducto de Segovia

Acueducto

Buscando una alternativa para un paseo desde Madrid, ponemos nuestros ojos en la ciudad de Segovia. Muy cercana y bien comunicada con la capital española, llegamos a ella en un corto viaje de apenas una hora (sólo 80 kilómetros). También puedes llegar en menos de media hora en el AVE.

Aún antes de llegar, desde lejos, podemos ver algunos de sus principales monumentos arquitectónicos y ya vemos justificado el paseo. En 1985 la ciudad vieja de Segovia y su acueducto fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Sin dudas, el hito que más motiva a visitar es el Acueducto Romano,  Uno de los mejores acueductos conservados del Imperio Romano. Construido a finales del s. I o principios del s. II d.C. se localiza en la emblemática plaza del Azoguejo.

Te impresionará al verlo, saber que fue realizado con unos 25.000  sillares de granito unidos sin ningún tipo de argamasa. Tiene una longitud de 818 metros, consta de más de 170 arcos y su parte más alta mide 29 metros, medida que alcanza en el Azoguejo, su zona más visitada.

Queda mucho por ver en Segovia. Por ejemplo la Catedral,  construida en el punto más alto de la ciudad por lo que se puede ver desde varios puntos de la misma. Ésta situada en una bonita plaza en la que te puedes sentar tranquilamente a admirarla. La Catedral de Santa María es la última catedral gótica que se construyó en España. Está considerada como la obra maestra del gótico vasco-castellano y se la conoce como “La Dama de las Catedrales”.

Catedral de Santa María, Segovia

Catedral de Santa María

La historia se deja ver en otra de las grandes construcciones históricas de Segovia: las murallas. Cuando Alfonso VI de Castilla ganó la ciudad al dominio árabe, las murallas ya existían. Mandó ampliarlas llegando a tener un perímetro de 3 kilómetros, ochenta torres, cinco puertas y varios portillos. La muralla hoy  recorre el casco antiguo, y en la actualidad conserva tres puertas: San Cebrián, Santiago (de estilo mudéjar), y San Andrés (acceso a la judería), además de los portillos del Consuelo, de San Juan, del Sol y de la Luna.

Visita imprescindible: el Alcazar. Este palacio real está ubicado en lo alto de una roca entre los ríos Eresma y Clamores, con estupendas vistas. Su presencia ya se ve reflejada en el 1122, pero su nacimiento puede ser anterior aún.

Fue una de las residencias favoritas de los Reyes de Castilla, con un estilo entre románico y gótico, con adornos mudéjares. Visita obligada para conocer allí, por ejemplo, el Museo del Real Colegio de Artillería.

Segovia nos deja con ganas de más. Nuestro consejo de viaje es que tendremos que volver y completar la visita con un paso por La Granja y Ávila.

Foto/ Flickr de artberri
Foto/Flickr de joshpuffpuff

1 comentario

Comments RSS

  1. carlos dice:

    bueno…bueno… esta BIEN LA WEEB!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top