El Lago Ness, cruceros y curiosidades

Lago Ness

Ya se venían contando historias de una misteriosa criatura que vivía en el lago desde hacía varios siglos, pero la aparición en 1934 de una fotografía en la que podía verse el cuello y la cabeza de un ser extraño dispararon las historias y leyendas de Nessie. Los primeros relatos que, según los expertos y lugareños, databan del siglo VI solo hicieron corroborar que algo mitológico respiraba en las entrañas del Lago Ness.

Situado en las maravillosas Highlands escocesas, a solo treinta kilómetros al sur de Inverness, el Lago Ness es el segundo más grande de Escocia, aunque gracias a su profundidad es el que tiene mayor volumen. Según las estadísticas contiene más agua dulce que todos los lagos de Inglaterra y Gales juntos, ya que en su punto más profundo alcanza los 226 metros. Pero la belleza paisajística y estos números no son precisamente lo que vienen buscando los turistas.

Desde que en 1871 se documentara el primer avistamiento de Nessie, el Lago Ness ha sido protagonista de cientos de aventuras y leyendas. Claro, estaríamos hablando de una figura milenaria, algo que a todas luces resulta imposible de imaginar y de creer, pero… ¿quién no sentiría un cosquilleo en el estómago al atravesar en barco las aguas del lago mientras los guías turísticos van relatando algunas de las apariciones de Nessie?.

Si tenéis la oportunidad de navegar por el Lago Ness os daréis cuenta que el misterio está en sus aguas, pero la belleza en el entorno. A vuestro alrededor surgirá el maravilloso Valle de Glencoe (cuyo nombre quiere decir Valle del Llanto), la imponente figura del Ben Nevis, la cima más alta del Reino Unido, los valles del Gran Glen, el Castillo de Urquhart y una explosión de colores difícil de igualar. Preparad vuestra cámara de fotos porque es un no parar.

Este pequeño crucero por el Lago Ness se realiza a bordo del Royal Scot, un barco equipado con un sonar a color de última tecnología para poder vislumbrar el fondo marino. ¿Y si por casualidad damos con Nessie?. Tenemos una hora (duración del crucero) para encontrarlo. El precio de esta aventura es de 10 libras para los adultos y 6 para los niños. También hay cruceros más largos, y otros en los que invitan a quedarnos a dormir y pasar la noche sobre el lago. Es como un juego, aunque si damos con él…

Impresiona el silencio del agua, ya que no tiene oleaje. El color oscuro, como una pátina negruzca, la sensación de que en cualquier momento asomará la cabeza del monstruo. Es una experiencia, además, muy gratificante y relajada. Se disfruta de un paisaje único, de unos valles marcados por la belleza de los colores, y de historias de avistamientos, leyendas… Esta excursión la podéis organizar perfectamente desde la cercana Inverness. En su embarcadero tenéis para elegir todas las opciones de cruceros.

Os puedo recomendar el crucero de seis horas, que sale de Inverness a las 10.00 horas. Es mucho más completo que el de una hora, claro está, y se almuerza en el pueblo de Drumnadrochit. El paseo es mucho más detallado y se puede disfrutar mucho más de la experiencia. El precio ronda los 40 euros por persona, tal vez un poco caro. El tirón turístico es lo que tiene…

Lo curioso de todo lo que concierne alrededor del lago es que se sabe que aquella fotografía de 1934 fue un montaje. La silueta del monstruo que sobresalía de las aguas era una escultura hecha de arcilla y colocada sobre un pequeño submarino de juguete. Pasaron muchas décadas hasta que no se descubrió el caso, tiempo más que suficiente para seguir alimentado una leyenda que aún hoy continúa. ¿Os atrevéis entonces ahora a surcar las aguas del Lago Ness?

Foto Vía Ecliptomaniacs

Tags: , ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top