Qué ver en Cartagena de Indias

Catedral Cartagena de Indias

Cartagena de Indias es la capital del departamento de Bolívar, al norte de Colombia. Un lugar con historia que fue fundado en junio de 1533 por Pedro de Heredia y que está a orillas del mar Caribe. Un destino realmente interesante para los que quieren descubrir una capital turística de primera. Una ciudad colonial realmente cuidada que nos ofrece casitas de colores, calles adoquinadas y balcones repletos de flores.

¿Qué ver en Cartagena de Indias?

Hay que destacar lugares como el centro histórico de Cartagena, que junto con las murallas que lo rodean y la Fortificación de San Felipe, están considerados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El Castillo de San Felipe es una fortificación colonial española, pero no cualquiera, sino la más grande de toda América. Considerada como una de las siete maravillas del país, fue construida en el siglo XVII en lo alto de la colina de San Lázaro. Una ubicación estratégica que, además, nos dará muy buenas panorámicas.

En la ciudad encontramos monumentos a la altura de la Torre del Reloj de Cartagena. Es la puerta de entrada al casco histórico de la ciudad. Una torre conocida como la Boca del Puente porque antiguamente había un puente levadizo para entrar y como medida de defensa extra ante los piratas del Caribe. Dicen de ella que es una de las torres del reloj más bonitas del mundo, por lo que merece, mínimo, unas cuantas fotos.

Torre del Reloj Cartagena de Indias
Torre del Reloj, Cartagena de Indias

Cartagena tiene muchas plazas, pero una de las más importantes es, sin duda, la Plaza de los Coches de Cartagena. El encanto de este lugar es bárbaro. Es un lugar muy animado con puestos callejeros de frutas y de souvenirs.

Plaza de los Coches Cartagena de Indias
Plaza de los Coches, Cartagena de Indias

No es la única plaza, pues también tenemos la Plaza de la Aduana (una de las más grandes) y la plaza de Santo Domingo, colorida y hogar de la Iglesia de Santo Domingo, la iglesia más antigua de la ciudad.

No podemos olvidarnos tampoco de la plaza de Santa Teresa, justo al lado de la muralla, o de la plaza de San Pedro Clever, con otra iglesia con una fachada preciosa, así como la plaza de Bolivar.

Una de las cosas más bonitas que hacer en Cartagena de Indias es callejear. Perderse por las calles y disfrutar de cada uno de los rincones de esta bella urbe. Calles que, además, están repletas de coloridas fachadas históricas.

Calles de Cartagena de Indias
Calles de Cartagena de Indias

Cada casa tiene una historia, cada lugar tiene algo que fotografiar. Piérdete y descubre toda su magia sin estar pendiente del reloj. Quizá en uno de estos paseos llegues a la Catedral de Santa Catalina de Alejandría, la iglesia más importante de toda Cartagena de Indias. Es una de las más antiguas de Sudamérica y tiene una fachada de lo más pintoresca. Además, también destaca la cúpula. Si es posible subir, no lo pienses, pues desde arriba puedes ver varios puntos de la ciudad con una perspectiva completamente diferente.

Entre los barrios más interesantes que ver en Cartagena de Indias, hay que destacar el Barrio de Gestemaní. Saliendo por las murallas de la ciudad vieja podrás encontrarlo fácilmente ¿Por qué es interesante? Por ser el barrio más alternativo. Es un barrio muy diferente al centro, una zona menos turística pero muy bohemia. Un lugar con un encanto especial en el que poder comer o cenar en algún restaurante y mezclarnos con la gente de la ciudad.

Por último, no te olvides de los atardeceres. Sí, en Cartagena los atardeceres tienen un sabor especial, sobre todo si los ves desde el baluarte, sobre el mar. Podemos asegurar que es uno de los atardeceres más románticos de esta zona del planeta. Observar como se esconde el sol, encima de las murallas, no tiene precio alguno.

Atardecer Cartagena de Indias
Atardecer Cartagena de Indias

Podéis buscar, además, el conocido Café del Mar, tomar algo o simplemente sentaros por los alrededores, pues cuenta con las mejores vistas. Un mar caribeño en estado puro que se tiñe de colores rojizos en las horas más bajas de la tarde. Un broche perfecto para esta encantadora visita.

También te puede interesar:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top