Verano en los Fiordos Noruegos

Crucero por los fiordos

Noruega es uno de esos destinos que maravillan por su belleza natural. Un país en el que los paisajes son realmente hermosos, pero también un destino que es mejor preparar con tiempo; y es que, si quieres disfrutar de todo el esplendor natural de Noruega, quizá sea más apropiado viajar durante los meses de verano.

En junio, julio y agosto, los días en Noruega son mucho más largos. Es más, las noches no es que sean cortas, es que hay veces que son completamente inexistentes. Hablamos del conocido Sol de Medianoche. Al norte del Círculo Polar Ártico, los meses de junio a agosto son los mejores para poder observar este fenómeno. Una época en la que el clima suele ser bastante estable y las temperaturas dan un respiro. No nos olvidemos que, en Noruega, durante el invierno, el frío es extremo.

La temperatura en verano puede alcanzar fácilmente los 25 o 30 grados centígrados. Por tanto, hablamos de calor, pero no de unas temperaturas extremas. Además, lejos de lo que podamos imaginar, durante estos meses la humedad en el ambiente es bastante escasa, algo que se agradece. Incluso las noches son cálidas y la temperatura del agua no suele superar los 18 grados centígrados.

El sol de medianoche

Como comentábamos, en estos meses tiene lugar el conocido como Sol de Medianoche. Se da desde finales de junio a principio de agosto. Este fenómeno se da en todo el país, aunque si quieres admirarlo mejor, sin duda, la zona para hacerlo es el norte de Noruega.

Sol de Medianoche

Cuanto más al norte viajes, más noches de sol de medianoche podrás disfrutar ¿Y qué se puede hacer en una noche así? Cualquier actividad que puedas imaginar, desde kayak, senderismo o pesca. A plena luz de… noche.

Costa y fiordos noruegos

No hay que olvidar que Noruega cuenta con una de las costas más largas del mundo. Esto significa que, en verano, teniendo en cuenta las temperaturas, vas a poder practicar muchísimos deportes de mar. Es más, a lo largo de la costa de Noruega, hay un montón de puertos náuticos de bastante calidad. Hay zonas con más tradición náutica que otras, como es el caso del archipiélago de Skjærgård, en el sur del país. Un lugar con miles de pequeñas islas e islotes realmente interesantes para el verano en Noruega.

No te olvides de que la temporada de verano también es la mejor de las épocas para hacer senderismo, ciclismo o incluso acampada. Y si se trata de ponerse en contacto absoluto con la naturaleza, evidentemente los fiordos noruegos tienen mucho que decir aquí. Noruega es tierra de fiordos espectaculares. Una ruta que es mucho más accesible en verano (ten en cuenta que ni los cruceros pueden hacer el recorrido antes de mayo).

Fiordos noruegos

Los fiordos son una maravilla absoluta y uno de los principales destinos turísticos para los que quieren cambiar las grandes ciudades por la desconexión. El Sognefjord, conocido también como el fiordo de los sueños, es el fiordo más grande del mundo. También tienes su brazo más estrecho, el Nærøyfjord. Las aguas cristalinas del Geirangerfjord son la que más llaman la atención, aunque tampoco hay que olvidarse del Hardangerfjord, el tercer fiordo más grande del mundo.

Los fiordos noruegos son una maravilla de la naturaleza, y uno de los principales destinos turísticos de aquellos que desean un cambio de aires o escapar del caluroso verano. Hay varios fiordos en Noruega, aunque los más importantes son cuatro.

Entre las ciudades no solo tendrás la ocasión de conocer su capital, Oslo, sino también bellas ciudades como Bergen o Trondheim.

Cómo debes vestirte para el verano en Noruega

Teniendo en cuenta que se trata de un clima estable, no tendrás muchos problemas en escoger la ropa. No obstante, esto no significa que el clima en Noruega no pueda sorprender durante estos meses. Aquí tienes unos cuantos consejos sobre qué ropa llevar cuando estés en los fiordos noruegos.

Si entre tus actividades se encuentra el senderismo o algunas salidas al mar, debes estar preparado. Asegúrate de meter en la maleta ropa que sea impermeable, pero también alguna prenda que pueda protegerte del viento.

Aunque las temperaturas no suelen sobrepasar los 30 grados centígrados, el sol es más fuerte de lo que imaginas. Mete siempre crema solar y no te olvides de llevar alguna gorra para los días al aire libre.

Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top