Dónde comer las mejores castañas

Castañas asadas

El invierno ya está aquí, y además de boniatos, calabazas, frutos secos y demás, las castañas llegan a nuestras vidas; y es que mira que están ricas. Castañas asadas que inundan las calles de muchas ciudades españolas, en forma de pequeños y encantadores puestos. Un cucurucho de papel como recipiente y a comer.

Hoy nos centramos en este producto tan de nuestra tierra. Las castañas. Aunque en cualquier ciudad puedes encontrar puestos invernales de castañas asadas, no es de extrañar que las mejores castañas asadas se coman en los rincones españoles en los que mejores castañas hay. Hagamos un pequeño repaso.

¿Dónde podemos comer las mejores castañas?

En Galicia, por ejemplo, hay una inmensa tradición con esto de las castañas. Además de encontrarlas de muy buena calidad, no hay que olvidar que, para los gallegos, la tradición decía que estas castañas simbolizaban el alma de los difuntos. Es así como nacía la fiesta del Magosto, en la que se asaban estas castañas para liberar un alma del Purgatorio.

Si tienes la oportunidad de viajar entre el Día de Todos los Santos (1 de noviembre) y el día de San Martiño (el 11 de noviembre), en la mayoría de pueblos de Galicia vas a encontrarte con las fiestas del Magosto, y, por tanto, con muchas castañas asadas.

Esto del Magosto no es algo exclusivamente gallego, para ser sinceros, en lugares como León también se celebran. Concretamente hay que dirigirse hasta El Bierzo, que es concretamente el lugar en el que las castañas tienen mejor calidad.

El Bierzo es una tierra fértil y muy generosa, por lo que son muchos los castaños que hay en la comarca. Así, el sello de calidad de “Castañas del Bierzo” es conocido por todos.

Aquí también son famosos los festivales con castañas. Así, pueblos como Balboa, Cortiguera o Cacabelos se visten con sus mejores galas durante estas fechas para ir asando todas las castañas que la tierra, gustosamente, les regala.

Donde comer las mejores castañas asadas

Si prefieres viajar a Ponferrada, no hay problema alguno. La única diferencia es que aquí, al ser un núcleo urbano más amplio, los magostos se celebran por barrios, siendo así organizados por las asociaciones de vecinos de cada uno de ellos. Quizá sea una ventaja, pues si te alojas en algún hotel de Ponferrada durante unos días, podrás visitar algunos de estos barrios para poder tener más variedad y disfrutar de todas las actividades que se celebran.

Barcelona también es tierra de castañas. Un momento ideal para escaparte dos días a Barcelona y disfrutarla a fondo. Aunque cualquier ciudad te ofrecerá ese embriagador aroma a castañas asadas, para encontrar el mejor de los productos hay que desplazarse al Montseny. Este Parque Natural catalogado como Reserva de la Biosfera, cuenta con un sinfín de castaños de gran calidad.

Teniendo en cuenta esto, si miramos el mapa, podemos ver que los núcleos urbanos más cercanos son un buen lugar para degustar estos manjares invernales. Lugares como Gerona, Sabadell, Vich o Manresa podrían ser una excelente elección.

El término municipal de El Tiemblo, en la provincia de Ávila, es también reconocido por sus castañas. Lo mejor de todo es que está a pocos kilómetros de Madrid, así pues, puede ser un buen lugar al que escaparse un domingo invernal.

Este pueblecito de Ávila, además de ser un excelente lugar para buscar castañas, es también el mejor de los rincones de esta zona para degustarlas.

El Sur de España también puede estar en esta lista, perfectamente. En concreto, tendríamos que dirigirnos a la Serranía de Ronda, Provincia de Málaga. Es justamente allí donde la recogida de castañas se convierte en una de las actividades más tradicionales y productivas de octubre.

Recordemos que en la Serranía hay tres parques naturales: Grazalema, Sierra de las Nieves y Los Alcornoques. Entornos estupendos para pasear y dejarse embriagar por la naturaleza, pero también para recolectar castañas.

Si lo que prefieres es comerlas, recuerda que en los pueblecitos que salpican esta comarca tendrás la oportunidad de degustar un sabor único y con mucho carácter, el propio de las castañas asadas de la Serranía de Ronda.  Quizá te apetezca, de paso, ver localidades tan espectaculares como Ronda y alojarte en uno de sus hoteles.

Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top