Eurotúnel

En una era donde todo es la comunicación, donde lo que impera es la velocidad, las conexiones rápidas y las redes, Inglaterra ya no puede ser más que una isla. El Eurotúnel, uno de los proyectos arquitectónicos más arriesgados de la historia, cruza el Canal de la Mancha y permite llegar en 3 horas desde París hasta Londres.

La idea de unir por vía terrestre a Francia y a Inglaterra no es nueva. Ya en la época de Napoleón, se hablaba de un proyecto semejante, con galerías adoquinadas que podrían permitirle a este emperador llegar con sus ejércitos al otro lado del canal.

También la Reina Victoria y Harold Wilson quisieron llevar adelante este proyecto. Sin embargo, no fue hasta la época de Margaret Tatcher y François Mitterrand cuando se hizo realidad.

El primer diseño del túnel se realizó en 1984 y la conclusión de los trabajos fue exactamente 10 años después. Fue una larga tarea llevada a cabo por empresas privadas (Marubeni-Mitshubisi y la alianza Kawasaki-Robbins) que costó más de 15 millones de dólares. Como recompensa, éstas conservan hasta el año 2052 los derechos para su explotación.

dibujo.JPG

El túnel tiene 50 km. de largo, 39 de los cuales son submarinos, es el segundo túnel submarino más largo del mundo después del Túnel Seikan. Su infraestructura cuenta con dos vías para un transporte ferroviario y una tercera destinada a vehículos eléctricos.

Un tema central en su construcción fue la seguridad. Para ello, se construyeron galerías transversales que unen las tres vías y que permiten evitar la propagación de humo en caso de incendio, así como también la evacuación de las personas.

Pero a pesar de todas las precauciones y todos los estudios llevados a cabo, la idea de viajar por debajo del mar fue rechazada en un primer momento por los europeos, sobre todo por un temor general a ataques terroristas. Además, se plantearon otras objeciones como los daños ecológicos que se inflingen sobre la naturaleza y la apertura de un canal para la inmigración ilegal.

Éstas fueron, entre otras, las causas que hicieron que las recaudaciones de los primeros años no hayan sido las esperadas. La demanda fue menor a la prevista y no llegaba ni a la cuarta parte. Las pérdidas económicas se hicieron presentes y la empresa Eurotúnel tuvo que replantear su estrategia para poder salir adelante.

A partir de 1998, la empresa comenzó a tener pequeñas ganancias y a ver la luz a la salida del túnel, como señalaron sus ejecutivos. Actualmente, más de 20 millones de personas atraviesan el túnel y la cifra crece año tras año.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top