Los Monasterios de Meteora en Grecia

Monasterio de Meteora

“Sí, sí, aún en cuatro monasterios vive una comunidad religiosa”. Siempre me pregunté quién podría vivir en los Monasterios de Meteora. ¿Los habéis visto en fotos? A mí me resultaba prácticamente inverosímil que en esos lugares, casi suspendidos del cielo, pudiera alojarse gente. Pero lo cierto es que sí, y desde el siglo XIV. Estos ortodoxos griegos…

Los Monasterios de Meteora se encuentran en el valle de Penea, concretamente en la llanura de Tesalia, a pocos kilómetros de la ciudad de Kalambaka, en Grecia. Realmente la palabra meteora alude a los grandes pilares de arenisca sobre los que se hallan los monasterios, la mayoría de ellos de algo más de 600 metros de altura. Con el correr de los años y de los siglos estas grandes formaciones rocosas fueron talladas por la erosión, y de ello se aprovecharon los ortodoxos para retirarse completamente del mundo.

Se cree que más bien la idea fue huir un poco de la inestabilidad política que se vivía en la zona durante el siglo XIV. Al construir los monasterios en estos lugares tan inaccesibles se evitaba estar en contacto directo con la turbamulta. Así fueron apareciendo durante este siglo y hasta el XVII. En la actualidad solo seis de ellos están en uso y, como os dije antes, cuatro albergan comunidades religiosas: el Monasterio de San Esteban, el de la Santísima Trinidad, el Gran Meteoro y el Monasterio de Varlaam.

Evidentemente la idea de los ermitaños que diseñaron los monasterios era bien distinta. En un principio vivían en las cuevas de los alrededores, pero pensaron que en la cima de esas grandes piedras posiblemente iban a estar mucho más cerca de Dios… y no solo por la altura. Así Athanasio creó el primero de ellos, el Gran Meteoro, una iglesia bizantina que alberga las reliquias del fundador y algo muy característico a todos los monasterios: los frescos que adornan sus paredes.

Estos frescos son toda una joya de la pintura postbizantina. Hoy en día los podéis visitar y hacer un recorrido turístico por la zona para disfrutar de la vista impresionante de los monasterios sobre las rocas. La ruta se inicia en la ciudad de Kalambaka, y desde allí hasta la cima de los monasterios. Realmente todo se ha vuelto muy turístico, de ahí que incluso para entrar en cada recinto haya que pagar dos euros.

Hoy solo quedan en pie seis monasterios, cuando en la época de máximo esplendor contábamos hasta con 24. A partir del siglo XVII la convivencia con los otomanos se hizo más insoportable, siendo atacados algunos de los recintos y las comunidades. También causaron grandes estragos algunas revueltas del siglo XIX y la ocupación italiana durante la Segunda Guerra Mundial. Afortunadamente todo esto no ha impedido que podamos contemplar al menos buena parte de estas maravillas.

Los Monasterios de Meteora fueron declarados Patrimonio de la Humanidad en 1988. Si os tuviera que recomendar alguno a visitar, sin duda el del Gran Meteoro es el más impresionante (además del más grande de todos). Es precisamente el que más visitas recibe, y su iglesia funciona como museo. El segundo más grande es el Monasterio de Varlaam, que fue construido y decorado a mediados del XVI. Aunque realmente por su ubicación, cualquiera de ellos supone algo sorprendente.

Imaginaros la de historias y leyendas que los griegos pueden contar de estos monasterios y el valle en el que se encuentran. Según la mitología fue el propio Zeus quien, en uno de sus enfados monumentales, quebró a base de rayos las montañas hasta formar estas enormes rocas. Sea cierto o no, a buen seguro que todo el conjunto, uno de los lugares más increíbles del mundo, os impresionará sobremanera…

Foto Vía World for Travel

Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top