Mainau, la isla de las flores en Alemania

Mainau - Alemania

Palmeras, viñas y extensas praderas con manzanos y colinas de suaves pendientes rodean el Lago Constanza, el tercer lago interior más grande de Europa. Como telón de fondo e imponente horizonte se yerguen las cumbres eternamente nevadas de los Alpes, habitual escenario de innumerables excursiones tanto para los amantes de la naturaleza como de los deportes de invierno.

Este lago es un paraíso vacacional  que limita con tres países: Alemania, Austria y Suiza. En sus más de 530 kilómetros cuadrados de superficie penetra el río Rhin por el sur, en territorio austriaco, y vuelve a salir por el oeste, delimitando la frontera entre Alemania y Suiza. A su alrededor se suceden viejas y pintorescas ciudades medievales y barrocas, con Constanza como la más grande, sin olvidarnos de Bregenz, Lindau o Uberlingen.

¿Cómo es Mainau?

Menos conocida es tal vez Mainau, la isla de las flores. Situada en la parte conocida como Lago de Uberlingen, está unida a tierra a través de un puente peatonal. En ella vive de forma perenne la primavera desde que el conde Lennart Bernadotte transformara en la segunda mitad del siglo XX el parque de la isla en un paraíso de flores y plantas. Un océano floral que cuenta también con la casa de mariposas más grande de Alemania, invernaderos de palmas y los parques de Wasserwelt y Blumis Uferwelt.

El clima suave de esta isla, curiosamente nada que ver con los rigores invernales de otras ciudades vecinas, provoca que pueda mantenerse la belleza de su vegetación, especialmente en los meses de primavera y verano. Millones de flores la decoran, destacando sobremanera el espectáculo de las orquídeas y el florecer de los tulipanes a partir de abril. Durante estos días más de un millón de bulbos de todos los colores abren sus pétalos al sol.

Hay que añadirle también la fragancia del jardín de rosas italiano que, a partir del mes de junio y hasta los albores del otoño, se impregna con el aroma sugerente de más de 1.200 especies diferentes. Cuando las rosas comienzan a marchitarse aparecen en escena las dalias, para que el reino de los colores no abandone en ningún momento Mainau.

Además de flores y colores maravillosos, la isla cuenta con otra serie de atractivos. Entre ellos habría que citar la Casa de las Palmeras, llena de palmeras y datileras, y la Casa de las Mariposas, con más de cuarenta especies diferentes llegadas desde Asia, África, Centroamérica y Sudamérica. Ya veis que en esta isla los colores, aromas y mágicos sonidos son los protagonistas indiscutibles.

Un oasis de calma entre los grandes destinos turísticos que rodean el Lago Constanza. En Mainau hay que pasear, soñar y respirar aire puro. Nada más. O perderse entre las pequeñas callejuelas para disfrutar de la majestuosidad barroca del palacio, los jardines y la iglesia. Un lugar tranquilo y agradable, sin coches ni bicicletas, cubierto de nieve durante el invierno pero que espera impaciente la llegada de la primavera.

Rododendros y azaleas en mayo, jardines de dalias en septiembre y octubre, rosas y orquídeas en verano, tulipanes en abril… y un buen número de papagayos, pavos y otras aves exóticas, así como árboles frutales y otras especies de arbustos. Apenas unos kilómetros y el puente peatonal separan a Mainau de la ciudad de Constanza. Un lugar inolvidable y en el que cada año podemos mirar, sentir, escuchar, oler y saborear sensaciones y emociones inesperadas.

– Información adicional

Los turistas que quieran visitar la isla han de pagar entrada. El precio está en 16,90 euros para los adultos; 9,50 euros para niños y estudiantes y gratis para los menores de 12 años. A partir de las 17.00 horas se paga solo la mitad (mejor tanto por el precio como porque a esa hora hay mucha menos gente)

– Cómo llegar a Mainau

Hay varias opciones para llegar a la isla. Se puede tomar un autobús desde Constanza, un ferry o un coche particular. Nuestro vehículo lo hemos de dejar en el parking situado antes del puente. Desde Berlín, la capital alemana, la distancia es de unos 800 kms.

 

Foto Vía Wikimedia

Tags: ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top