Delfos, tesoro de la Antigua Grecia

Delfos

Delfos es un importantísimo lugar arqueológico de Grecia declarado Patrimonio de la Humanidad. Además, también es una ciudad bastante moderna en la que encontraremos alojamiento suficiente para recorrer esta parte del país.

Está ubicada en la ladera sur del monte Parnaso, y cuenta con lugares preciosos desde los que poder disfrutar de impresionantes paisajes del valle y el mar.

Durante la Antigua Grecia Delfos se situó como uno de los lugares de peregrinaje más importantes del mundo; y es que era aquí donde encontrábamos el Oráculo de Delfos donde estaba una de las sacerdotisas más importantes de esta época, Pitia. Junto a ella se encontraban un gran número de sacerdotisas que aseguraban tener poderes gracias al dios Apolo.

Uno de los lugares más interesantes de Delfos es la zona arqueológica. Es justamente aquí donde se ubicaba la antigua ciudad de Delfos. Entre sus encantos encontramos el Templo de Apolo, lugar en el que se ubicaba el conocido oráculo. Este templo fue descubierto en 1892. Se levantaba en el centro geométrico del recinto sagrado o “témenos”, en una plataforma realmente alta a la que accedia mediante una rampa.

Los restos que vemos hoy, son los restos pertenecientes al último templo que se construyó en el siglo IV a.C. Aunque tan sólo quedan los cimientos, es interesante recorrerlo para observar la grandiosidad del lugar.  Además, antiguamente se encontraban objetos tan importantes como el conocido Omphalos, la piedra cónica que los griegos veneraban como el ombligo del mundo. En la actualidad permanece custodiada en el museo del templo.

En el recinto sagrado también encontramos el estadio de Delfos, pudiendo observar partes realmente bien conservadas como el graderío norte y la tribuna de la presidencia.

El estadio contaba con una pista de dimensiones realmente importantes con capacidad para unas 7.000 personas. Fue construido en el siglo V a.C, aunque posteriormente fue sometido a modificaciones y ampliaciones, siendo la última en el siglo II d.C.

Otra de las grandes joyas de esta ciudad antigua es el conocido como Teatro de Delfos. Se trata de uno de los teatros del mundo griego mejor conservados. Está muy cerca del Templo de Apolo y contaba con una capacidad de 5.000 personas.

Fue construido en el siglo IV, aunque posteriormente también fue sometido a modificaciones y ampliaciones, la última de ellas durante el siglo I a.C, cuando el proskenion se adornó con bajorrelieves de gran belleza que narraban los trabajos de Heracles (actualmente también en el museo).

En el recinto encontramos también los conocidos “Tesoros”. Se trata de pequeños templos en el que se guardaban los exvotos  u ofrendas. El más importante en Delfos es el Tesoro de los atenienses. Sin duda alguna es el mejor conservado, pues fue sometido a una minuciosa restauración a manos de arqueólogos franceses entre 1903 y 1906.

Al parecer, este tesoro fue ofrecido por Atenas a Delfos, y era de mármol de Paros, siendo costeado gracias al botín obtenido en la Batalla de Maratón.

Por último, tenemos que destacar el Museo arqueológico de Delfos, un lugar de gran importancia en el que podremos encontrar algunos de los objetos más preciados de este recinto sagrado. El más importante es el Auriga de Delfos, una preciosa escultura que conmemora la victoria en los Juegos Píticos del 478 a.C.

En cuanto al alojamiento, como hemos comentado en Delfos, o la parte que corresponde a la ciudad moderna, encontramos un sinfín de establecimientos de calidad.

Por ejemplo, podemos destacar el Hotel Leto, un precioso 3 estrellas de gestión familiar que cuenta con una gran calidad y que además está recién renovado. Aunque las habitaciones no son las más grandes, están equipadas con todo lo necesario, siendo además realmente acogedoras. Así, estas habitaciones cuentan con aire acondicionado, conexión para portátil, minibar, secador de pelo, teléfono directo y Tv, entre otros.

Nuestra última opción es el Hotel King Iniohos, un establecimiento de 4 estrellas situado a muy pocos minutos andando de los yacimientos arqueológicos y de los museos.

Disfrutaremos de privilegiadas vistas al monte Parnaso y al golfo de Corinto, pero además, en las habitaciones contaremos con baño completo con secador, aire acondicionado, teléfono de línea directa, TV vía satélite,  radio, calefacción central y balcón privado con vistas al golfo de Corinto.

Otros enlaces de interés en el país:

 Foto vía: coma200

Tags: ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top