Dónde comer el mejor cocido madrileño

El mejor cocido madrileño

El cocido es un plato que en invierno apetece, y si es el tradicional cocido madrileño más; y es que, aunque en casi toda la geografía española encontraremos cocidos, como el montañés o el maragato, ninguno con tanta tradición como el que se hace en Madrid.

¿Cómo se come el cocido madrileño?

El cocido es un guiso con ingredientes de todo tipo. No faltan los garbanzos, imprescindibles, pero tampoco un sinfín de verduras, carnes, tocino de cerdo y algún que otro embutido.  Es un plato único, aunque la forma más tradicional de comerlo es con los tres vuelcos. Cada vuelco es un servicio claramente separado. Primero el caldo, después los garbanzos con las verduras y la patata. Por último, el de las viandas, el vuelco que contiene la carne.

¿Dónde comer el mejor cocido madrileño?

En cualquier restaurante de la ciudad de Madrid es posible comer un buen cocido madrileño, pues no es raro verlo en diferentes menús por el centro. No obstante, la riqueza y tradición de este plato ha hecho que se organicen rutas especializadas, como la Ruta del Cocido Madrileño, que destaca así, en una amplia lista, algunos de los restaurantes de la Comunidad de Madrid en los que podemos degustar la mejor muestra de este plato.

¿Estarás dos días en Madrid? Si es así, no te debería faltar alguno de estos sitios.

En Madrid capital no pueden fallar lugares como el Malacatín, la Gran Tasca, el Ribera Navarra, la Cafetería Marilyn, el Rincón de Goya o los Arcos de Ponzano. Son nombres asiduos en las listas de los mejores cocidos madrileños, y aunque su precio no es tan popular como el de otros restaurantes más pequeños y desconocidos, sin duda merece la pena experimentar como tratan a este excelente plato.

En Valdeolmos-Alalpardo, un municipio a menos de 50 km de Madrid, encontrarás el restaurante El Toril.  Aquí, el cocido madrileño se hace con garbanzos de Daganzo Godín Fernández. Los comensales pueden degustar un delicioso cocido preparado en puchero de barro individual, a fuego lento y a horno de leña, todo un lujo.

En pleno Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, en la Sierra Norte de Madrid, encontramos el municipio de Lozoya. Con un encantador casco urbano, el pueblo, además de un recorrido agradable, te acercará a otro de esos lugares que se han convertido en toda una institución en esto del cocido madrileño. Se trata del restaurante El Pajar de Fuente Hernando, ubicado a la entrada del pueblo, con unas vistas preciosas sobre el embalse de Pinilla.

En este restaurante llevan cocinando el plato desde hace nada más y nada menos que 15 años, por lo que experiencia tienen. Es su plato estrella, sin duda. Un cocido madrileño cocinado durante 24 horas en puchero de barro y lumbre de leña.

Sumemos a esta lista el conocido restaurante La Chimenea. Está a menos de una hora de Madrid, en la localidad y municipio español de Guadarrama. Como en los casos anteriores, aquí la leña es fundamental, además de la buena calidad de los ingredientes y un servicio correcto con sus vuelcos correspondientes.

¿No quieres irte tan lejos de Madrid? Además de las opciones que la propia ciudad ofrece, también puedes reservar mesa en La Chalota. Este restaurante está en Las Rozas, a tan sólo 15 minutos de la ciudad. Una oportunidad para descansar del centro y degustar otra exquisita muestra de este tradicional plato.

Ganar el título del mejor cocido madrileño es complicado, casi imposible. No obstante, muchos amantes de este gran plato aseguran que hay que ir hasta San Lorenzo de El Escorial. No parece mala idea, pues con esta visita se puede visitar patrimonio nacional a la altura del Monasterio de El Escorial o el Valle de los Caídos, entre otros.

Visitar monumentos da hambre. No hay problema ya que como comentaba, dicen que en San Lorenzo de El Escorial está el restaurante en el que se elabora el mejor plato de toda la región. Se trata del Charolés. Con más de 30 años de historia y experiencia en cocidos, las materias primas son de primera: garbanzos de Fuentesaúco (Zamora), patatas gallegas, gallina vieja segoviana, tocino curado de Verín (Ourense), costilla de ternera charolesa o incluso aceite de oliva virgen extra de Baena (Córdoba). Así, es completamente imposible resistirse a uno de nuestros platos más internacionales.

Y ya que estamos hablando de gastronomía, y de “platos” ricos y tradicionales, y que, además, nos encontramos en las fechas más propias para probarlas, no me despido sin dejaros también bien claro cuáles son los mejores lugares para comer unas ricas castañas asadas.

 

Foto de Tnarik Innael

Tags: ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top