Qué hacer en Roma

Imprecindibles de Roma

Roma es una de las ciudades más turísticas del mundo. Al año se registran millones de visitas, y no es para menos pues cuentan con un patrimonio muy amplio, en el que es posible ver restos de las épocas más gloriosas del Imperio Romano o las obras de grandes artistas del Renacimiento.

Roma es una verdadera maravilla. No obstante, es posible que frente a su oferta cultural nos sintamos abrumados. No hay problema, aquí tenéis una lista de imprescindibles en Roma.

1.- Comer en Roma

Es realmente difícil elegir un único plato que represente a la cocina italiana, así que nada mejor que decantarse por un tipo, la pasta. Da igual que pidáis pizza, raviolis, spaguettis o cualquier otro. El sabor de la pasta, aquí, es único, y si hay un sitio donde probarla de la forma más tradicionalmente italiana posible, ese es el barrio de Trastévere donde encontrarás tanto tabernas, como trattorías (pequeños restaurantes muy familiares) como los más modernos locales. Tampoco está nada mal para comer el entorno de la Plaza Navona y el Campo dei Fiori.

Con los postres, los romanos tampoco se quedan atrás: la panna cotta, el tiramisú o el zabaione. Con las bebidas, no hay que olvidarse de probar no solo la grappa, el limoncello o el sambuca, un licor anisado. Y por supuesto, sus famosos gelattos. Pero estos, los helados, merecen su propio apartado.

Por cierto, los almuerzos suelen ser entre las 13 y las 15 h. y por las noches, las cenas desde las 20 h.

Pasta italiana en Roma

2.- Disfrutar en una gelattería

Los helados italianos tienen fama por lo artesanales que son, y por sus sabores combinados. Además, en general, son incluso más baratos que en España. ¿Que dónde probarlos? pues quizás una de las más famosas heladerías de Roma sea la Frigidarium, cerca de la Plaza Navona. Suelen tener mucha cola, eso sí. La Gelatería del Teatro se encuentra en la Via dei Coronari y dicen de ella que tiene el mejor helado de limón de toda la ciudad. San Crispino, cerca de la Fontana de Trevi, donde cuidan hasta el más mínimo detalle del helado. Y como última recomendación, Fior de Luna, en el barrio de Trastevere, famosos por sus helados de frutas exóticas y bios.

Helados en Roma

3.- Comprar en Roma

Yo soy más de monumentos, no voy a mentir, pero reconozco que unir Italia con la moda y las compras es algo inevitable para muchos, así que sí, este podría ser otro imprescindible en la capital italiana; y para comprar nada mejor que hacerlo entre esta la Plaza Navona y la Plaza del Popolo donde están las mejores zonas, sobre todo la Vía Condotti y la Via Margutta. La primera es la calle con más estilo de Roma y donde se encuentran la mayoría de grandes firmas de moda, mientras que la segunda, que era la antigua vía de los artesanos, está hoy día ocupada por galerías de arte, tiendas de muebles y anticuarios y restaurantes de moda.

4.- Las mejores vistas y atardeceres

¿Qué mejor forma de tener una visión general de una ciudad que hacerlo desde las alturas? ¿Y qué forma hay más bonita de verla que en un amanecer o en un atardecer?

Si buscas un atardecer bonito, entonces véte a la colina de Pincio cerca de la Plaza del Popolo, o al mirador del Gianicolo en el barrio del Trastévere. También desde el Palatino tienes unas magníficas vistas de la parte antigua de la ciudad y de todo el Foro romano. Subiendo las escalinatas de la plaza de España podrás llegar también al mirador de la Trinidad del Monte, al que se llega desde el lateral de esta iglesia subiendo por la calle Bellvedere. Pero, para muchos, las vistas más espectaculares son las que hay desde lo alto de la Cúpula de San Pedro, en el Vaticano. Eso sí, prepárate para subir sus casi 500 escalones.

desde la colina de Pincio

5.- Visitas monumentales

Para una ciudad como Roma, quizás una visita guiada sea lo ideal pero sin duda habrá quien quiera recorrer la Ciudad Eterna por sí mismo. Difícil es destacar solo unos cuantos lugares monumentales, pero si hemos de hacerlo nosotros nos quedaríamos con los siguientes…

El Coliseo Romano

Es, sin lugar a dudas, el monumento más famoso de la ciudad.

Llegar hasta el Coliseo es fácil, teniendo en cuenta que prácticamente tiene una línea de metro dedicada, la Colisseo, aunque también puedes llegar a él con la línea B. No olvides, no obstante, las enormes colas que hay para visitarlo, de modo que programa bien el horario en que quieres verlo, y si te es posible, saca las entradas con antelación vía internet.

Para saber más: información sobre el Coliseo de Roma

El Coliseo de Roma

Foro Romano

Otra de las grandes visitas de la ciudad es la del Foro Romano. Este lugar representa el centro neurálgico de la antigua Roma.

Al igual que con el monumento anterior, para llegar al Foro, debes hacerlo con las mismas líneas de metro, la Colisseo y la línea B, la azul.

El foro romano

Palatino

El Monte Palatino está a unos 40 metros de altura sobre el Foro Romano. Es la más céntrica de las conocidas siete colinas de Roma.  Aquí es posible ver los restos de suntuosas mansiones y palacios antigüos pero además, se tienen unas magníficas vistas de Roma, amén de disfrutar de preciosos atardeceres.

Palatino romano

Panteón de Agripa

Es la obra arquitectónica mejor conservada de la antigua Roma. Esta zona es ideal para pasearla en la tarde y acompañarla de una cena en sus alrededores o en la misma plaza della Rotonda, donde se encuentra el Panteón. Es un lugar muy animado y con bastantes terrazas, y además se encuentra bastante cerca de la Plaza Navona.

Panteon de Agripa

Fontana de Trevi

Es otro de los grandes símbolos de la ciudad. La fuente más bonita de Roma. Cuenta con unas dimensiones descomunales, dado el estrecho lugar en el que está ubicada.

Puedes llegar aquí en metro con la línea Barberini, con la línea A, la roja.

La Fontana de Trevi

La Plaza Navona y la Plaza de España

La plaza Navona es una de las plazas más bonitas y visitadas de toda la ciudad. La animación aquí es única, tanto por los turistas como por los propios romanos, y es que esta plaza y sus alrededores está repleta de terrazas donde comer o tomar uno de esos ricos helados italianos que tanta fama tienen, y todo eso mientras disfrutas de las actuaciones de los más variados artistas callejeros.

Por cierto, ya que estáis por esta zona, no dejéis de visitar la Plaza de España, esa plaza romana tan conocida por el ambientazo joven que disfrutan de la ciudad sentados en sus enormes escalinatas.

Más información: la Piazza Navona.

Piazza Navona

El Vaticano

Por último, no hay que olvidar la visita al Vaticano, donde hay que ver muchas cosas; para empezar, la Plaza de San Pedro, lugar en el que se encuentra la hermosísima Basílica de San Pedro y los Museos Vaticanos. En estos últimos es dónde podrás ver obras de la importancia de la Capilla Sixtina.

Una cosa que deberéis tener en cuenta son las enormes colas que hay que soportar para visitarlo. Por eso es tan importante que programéis con anticipación la visita. Los últimos domingos de cada mes la visita es gratis por lo que hay grandes aglomeraciones, de modo que evitad este día; tampoco es conveniente en las horas puntas ni a primera hora porque hay mucha gente ya esperando la apertura. Generalmente desde las 9 a las 12 son colas densas, y puede que os encontréis menos gente a partir de las 13/14 h. De cualquier forma, quizás, para evitar esto, lo mejor sea hacerlo con una visita guiada, no solo por que entraréis sin esperar colas, sino porque iréis de la mano de un guía especializado.

Vaticano al atardecer

Roma hay que vivirla con paciencia, pasearla y admirar todos y cada uno de estos recuerdos históricos de un pasado tan glorioso como hoy día bello.

Para seguir disfrutando de Roma:

Tags: ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top