Qué hacer en Ámsterdam

Amsterdam - que hacer

Ámsterdam es una de las ciudades europeas más visitadas, un lugar al que infinidad de jóvenes se desplazan para disfrutar de sus museos, sus canales y su amplia libertad en determinadas áreas.

Imprescindibles de Ámsterdam: qué hacer

1.- Visitar la casa de Ana Frank

En Ámsterdam hay mucho para ver, hacer y experimentar. No obstante, siempre hay imprescindibles, como la Casa de Ana Frank, una visita que jamás debería faltar en ninguna ruta por Ámsterdam.

Recordemos que Ana Frank fue uno de los millones de judíos que fueron perseguidos y asesinados durante la Segunda Guerra Mundial. Su diario es famoso por contar, en un lenguaje claro y sencillo, todos sus pensamientos y algunos de los acontecimientos que sucedieron entre julio de 1942 y agosto de 1944.

Este diario fue escrito mientras ella y su familia se escondían en la parte trasera del edificio donde tenía un almacén el padre de Ana. Finalmente, alguien les delató y fueron enviados a campos de concentración. Sin duda, esta casa es un lugar que todo el mundo debería ver una vez en su vida.

Casa de Ana Frank

2.- Pasear de noche por el Barrio Rojo

Tampoco deberíamos perdernos el Barrio Rojo de Ámsterdam, un clásico entre los clásicos. Un lugar famoso por su historia, su arquitectura y su vida cultural, un barrio famoso por ser uno de los más liberales del mundo en cuanto a la actitud hacia la prostitución y la diversidad sexual. Ver esos escaparates, las luces y las chicas que hay tras ellos, es, cuanto menos, una experiencia curiosa.

Barrio Rojo de Ámsterdam

3.- Ver las tiendas de Chinatown

Muy cerca del Barrio Rojo, justo al lado de la bulliciosa plaza de Niewmarkt, está China Town. Es otra de esas partes interesantes, que quizá no salga en todas las guías. Un lugar lleno de mercados asiáticos, restaurantes y tiendas. Aunque el nombre no es del todo justo, pues hay también otras culturas asiáticas como tailandeses, malayos e indonesios.

4.- Entrar en un coffee shop

No podemos olvidar la experiencia de pisar un Coffee shop, y si queremos uno de los más tradicionales y clásicos, sin duda debería ser uno de los coffee shops de The Bulldog, la cadena de coffees más popular de Ámsterdam.

El Bulldog No. 90 fue el primer coffe shop abierto en la ciudad entre los canales del Barrio Rojo allá por 1975. Un símbolo del consumo del cannabis y un claro referente para el resto de los negocios similares.

Coffee Shop

5.- Probar los stroopwafels

Toda ciudad tiene su postre o dulce típico, y aquí en Ámsterdam no podría ser menos. Encontramos el stroopwafels. Se trata de una especie da galleta elaborada con dos especies de gofres redondos. En medio de estos dos gofres, encontramos un relleno de caramelo. Es como un sándwich, pero mil veces más dulce. Además, muchas veces tienen otros sabores, como por ejemplo a nueces, cacahuete o chocolate.

Stroopwaffels

6.- Recorrer las calles en bici

En Ámsterdam, además, es imperdonable no darse una vuelta en el medio de transporte por excelencia, la bicicleta. Es el medio de transporte más emblemático de toda Holanda, una manera, además, de conocer Ámsterdam de forma sana, ecológica y muy divertida.

En bici por Amsterdam

7.- Hacer el clásico minicrucero por los canales

¿Qué podemos decir de los canales? Ámsterdam es conocida como la Venecia del norte, y la verdad es que motivos no faltan. Estos canales son una vía bastante interesante para recorrer. Así, subir a un barco y darnos una vuelta por ellos, nos dará otra visión sobre la ciudad.

Si viajamos en pleno invierno, cuando las temperaturas están bajo cero, no sería extraño ver los canales congelados. No ocurre siempre, pero cuando sucede, es posible ver a gente patinando sobre ellos. Una verdadera maravilla.

Canales en Amsterdam

8.- Respirar el aire de los campos de tulipanes

Por último, y no por ello menos importante, hay que marcar como imprescindibles los campos de tulipanes. Ya sabemos que el tulipán está vinculado a Holanda y cerca de Ámsterdam es posible ver algunos campos plagados con esta flor. No obstante, hay que tener en cuenta que no florecen siempre.

Campos de tulipanes

La mejor época para ver los campos de tulipanes en flor es durante el mes de abril. Si buscamos fechas más exactas, quizá la segunda quincena sea mejor. Y para ello, nada mejor que acudir al Keukenhof, un inmenso parque que solo abre unos mesees al año y que está repleto de esta bellísima flor.

Para saber más

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top