Semana Santa en Navarra

Semana Santa en Navarra

Procesiones en Navarra

Las celebraciones de Semana Santa en España guardan cientos de manifestaciones particulares. Allí donde vayas encontrarás tradiciones que merecen la pena conocerse.

Hoy nos desplazamos a Navarra para aprender algo de su Semana Santa. Una tierra en la que a los ancestrales ritos religiosos de “El Volatín” y “La Bajada del Ángel” en Tudela, y las multitudinarias procesiones de Corella y Pamplona se unen el placer de poder disfrutar de los primeros días de la primavera o descubrir joyas del patrimonio medieval en la Zona Media: templos y palacios en Sangüesa o Estella, el cerco de Artajona o el palacio real de Olite.

La ciudad de Tudela acoge en Semana Santa dos Fiestas de Interés Turístico Nacional que se remontan al siglo XVI y que forman parte de la cultura local: el Volatín y la Bajada del Ángel. El Sábado Santo, a las 10 de la mañana, un muñeco articulado de madera (El Volatín) aparece en el balcón de la Casa del Reloj de la Plaza de los Fueros. Cuando el puro que porta le estalla en la boca, la figura comienza a dar vueltas frenéticamente hasta que pierde sus vestimentas en una ceremonia sencilla y popular que recuerda la muerte desesperada de Judas Iscariote.

Semana Santa Navarra

Nazareno durante una procesión

A las 9 de la mañana del domingo de Pascua de Resurrección la misma plaza sirve de escenario para la Bajada del Ángel. El nombre del acto se debe a que un niño vestido de ángel desciende desde un templete que se coloca en la Casa del Reloj y que representa las puertas del cielo hasta la imagen de la Virgen, que tiene la cabeza cubierta con un velo en señal de duelo por la muerte de su Hijo.

En Pamplona, los actos religiosos se suceden desde el viernes anterior al Domingo de Ramos, con el traslado de la Dolorosa, imagen de la Virgen muy venerada en la capital navarra, desde la iglesia de San Lorenzo hasta la Catedral. El Jueves Santo se celebra en la iglesia de San Agustín el Voto de las Cinco Llagas, una ceremonia en la que el Ayuntamiento renueva el voto que hizo en 1599 para librar de una peste a la ciudad. El acto más representativo del Viernes Santo es la Procesión del Santo Entierro, un acto silencioso y austero en el que desfilan doce pasos.

Son éstas algunas de las tradicionales formas de recordar la Pasión de Cristo en la Semana Santa de Navarra que, llaman a buscarse un hotel en Pamplona, Tudela o Corella para presenciar la intensa manera local de vivir estas fiestas religiosas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top