Los mejores mercados gastronómicos de Madrid

Mercados gastronomicos de Madrid

Madrid es una ciudad con una importantísima oferta cultural, pero también gastronómica y muestra de ello son sus mercados. Repartidos por toda la ciudad, desde hace ya unos años se han convertido en una alternativa turística para los que disfrutan del buen comer y el ambiente más encantador. Estos mercados mezclan decoración, gastronomía y arte hasta el punto de que son un referente entre los mejores mercados gastronómicos de España.

¿Cuáles son los mejores mercados gastronómicos de Madrid?

El Mercado de San Miguel

Sin duda alguna, el mercado más conocido es el Mercado de San Miguel. Es el más turístico y una verdadera preciosidad. Este mercado fue levantado en 1916, aunque evidentemente ha sido reformado y actualizado. Es, a día de hoy, un referente nacional en cuanto a mercados gastronómicos se refiere. Está especializado en productos gourmet de modo que merece la pena pasarse para ver su interior y el ambiente animado, y por supuesto, probar algunas de sus exquisiteces.

Mercado de San Miguel

El Mercado de San Fernando

Aunque el Mercado de San Miguel es el que suele aparecer en todas las guías turísticas de la capital de España, no es ni de lejos el único. Otro precioso mercado es el Mercado de San Fernando, en la calle Embajadores. Está en pleno Lavapiés, un barrio de esos que tienen encanto para dar y regalar. Un mercado que se levantó en los años 40 y que cuenta con una variedad enorme de cocinas, desde platos griegos, japoneses hasta bares de tapas de toda la vida. Además, hay puestos de venta de libros a peso, exposiciones o incluso actividades como clases de Lindy Hop.

El Mercado de San Antón

Es otro de esos mercados famosos de la capital. Abrió sus puertas en el año 1945. En el año 2002 se realizaron obras para modernizarlo, y gracias a esto se ha podido adaptar a una vida un poco más funcional. Cuenta con una selección de productos culinarios de gran calidad. Además, en el mercado también hay restaurantes para poder cocinar estos productos. Es un ejemplo perfecto de la mezcla de un mercado de abastos y gastronómico.

Mercado de San Antón

El Mercado de San Ildefonso

En plena calle Fuencarral encontramos el Mercado de San Ildefonso. Este mercado se inauguró en 2014, por lo que no podemos decir que cuente con mucha historia. Es un punto gastronómico muy diferente al resto. La oferta aquí es de productos ya preparados que el público puede comprar para consumir en el propio mercado. Hay una amplia variedad de opciones, desde cafés hasta puestos de fruta o fritura de pescado. También hamburguesas de esas que nos hacen disfrutar.

Acogedoras terrazas interiores y un ambiente muy animado, por estar en esta parte de la ciudad, hacen que el mercado sea auténtico, divertido y muy diferente a todos los demás.

El Mercado Platea

En el barrio de Salamanca, uno de los barrios más exclusivos de la capital, está el Mercado Platea. Es un rincón en el que los chefs de la más alta categoría se reúnen para dar servicio. Cuenta con algunos chefs que tienen hasta seis estrellas Michelín, que se dice pronto. Hay 20 puestos de productos frescos y un restaurante para todo el edificio, que es de cinco plantas.

El Mercado de la Moncloa

Es otro punto interesante en la ciudad. Está cerca de las universidades y es un lugar ideal para disfrutar de espectáculos y actuaciones en directo. Podemos decir que se trata más de un recinto cultural, aunque también cuenta con la posibilidad de degustar comida italiana, americana, japonesa e incluso productos gallegos.

El Mercado de la Cebada

Por último, y, como siempre, no menos importante, está el Mercado de la Cebada. Situado en la plaza con el mismo nombre, es un mercado que poco a poco comienza a sonar entre los amantes de este tipo de propuestas. Tanto en su interior como en su exterior, llamado “La ventana de la Cebada” se celebran un montón de eventos, ferias y actividades. Lo mejor, poder admirar este bonito mercado del siglo XIX.

Sin duda una buena lista de mercados para adentrarnos en esto de los mercados gastronómicos. No todo es ver monumentos y museos, que también. Es necesario hacer un alto en el camino y sentarnos en la mesa.

También te recomendamos

Tags: , ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top