Qué ver en Copenhague en 4 días

Vista aerea de Copenhague

Copenhague es una ciudad realmente grande en cuanto a lugares turísticos se refiere. No obstante, en unos 4 días podríamos ver lo más importante disfrutando del entorno a un ritmo más o menos relajado.  Para ello, es muy recomendable comprar la Copenhague card. Con esta tarjeta, podrás entrar gratis a más de 70 museos y tendrás también el transporte gratuito a cualquier hora del día.

Día 1 en Copenhague

El primer día tómalo con calma. Es la toma de contacto con la ciudad, por lo que puede ser una buena idea pasear por las zonas más conocidas para hacer unas cuantas fotografías.

Indre By, o el centro histórico de la ciudad, es la mejor zona para buscar alojamiento en Copenhague. Si lo has hecho así, en este primer día puedes pasear por el Barrio Latino y llegar a la famosísima Strøget, la calle peatonal más larga de toda Europa. Sin duda, uno de los símbolos de la ciudad que, además, cuenta con un sinfín de tiendas para ver.

Si quieres recorrer la calle por completo, puedes comenzar por la Plaza del Ayuntamiento hasta llegar a Kongens Nytorv, que dicen es una de las plazas más bonitas de toda la ciudad. En ella, además de un montón de edificios históricos podrás ver la preciosa estatua de Christian V.

Realizar un recorrido por esta parte de la ciudad, te acercará a los edificios más interesantes del centro. Además, puedes reservar la tarde para ver otra de las zonas más visitadas de Copenhague, Nyhavn.

Nyhavn Copenhague

Se trata del puerto nuevo, un lugar pintoresco hasta el extremo. Este sitio era famoso hace siglos por ser el lugar en el que marineros y prostitutas vivían. No obstante, hoy es un símbolo absoluto de la ciudad. Cuenta con casas pintadas de mil colores y restaurantes para todos los gustos.

A tan sólo 15 minutos andando, pasando por delante del edificio de la Ópera y andando por el puerto de Copenhague, encontrarás la famosa Sirenita de Copenhague. No te olvides de hacer fotos a esta escultura, donada a la ciudad por la familia Jacobsen, propietarios de la fábrica Carlsberg. Uno de los símbolos de la ciudad y uno de los lugares que más gente congrega.

La sirenita en Copenhague

Si tienes tiempo, puedes terminar el día visitando dos edificios bastante emblemáticos, el Edificio de la antigua Bolsa, coronado por una gran espiral en forma de colas de dragón, y la Biblioteca Real, el Diamante Negro de Copenhague.

Día 2 en Copenhague

Puedes reservar este día para ver algunos de los museos, que entrarán por cierto dentro de tu tarjeta turística. Puedes comenzar por el Hans Christian Anderssen Fairy-Tale House. Se trata de un pequeño museo ubicado en la Plaza del Ayuntamiento. En su interior, además de encontrar datos sobre la vida de este personaje, podrás disfrutar de la narración de algunos de sus cuentos más conocidos, como puedan ser Pulgarcita o La Sirenita.

Hans Christian House

Otro de los museos interesantes de la ciudad es el NY Carlsberg Glyptotek. Se trata de uno de los museos más importantes de la ciudad, con una magnifica colección de arte antiguo, así como obras del siglo XIX. Podrás ver, entre otros, esculturas de Degas o cuadros de Van Gogh.

Durante este día también puedes visitar Rosenborg slot y Kongens Havve, la casa de campo de la familia real danesa. Cuenta con un estilo decorativo de lo más recargado, llamativo nada más entrar. Está llena de pinturas y muebles de siglos diferentes, como el XVI, XVII y XVIII. Un museo lleno de arte que os enamorará.

Día 3 en Copenhague

La mañana del día 3 puedes pasarla en Norrebro. Este es el conocido barrio multicultural de Copenhague. Un lugar lleno de locales alternativos en el que, además, hay una gran zona de juegos, Superkilen.

Además de tiendas y de lugares con exposiciones alternativas, no te olvides de visitar el cementerio de Norrebro. Este lugar cuenta con las tumbas de algunos personajes daneses importantes. Un bonito camposanto que hará las delicias de los amantes del necroturismo.

La otra parte del día puedes dedicarla a otro lugar, en la otra punta de la ciudad. Visita Christiania. Se trata de uno de los lugares más curiosos de Copenhague. Es una comunidad con tintes hippies que nada tiene que ver con el resto de la urbe. Es el segundo lugar más visitado de Dinamarca, algo que ya nos debería decir algo.

Puedes visitar esta comunidad por libre o con visitas organizadas. Observa sus coloridas fachadas, los murales y la vida de la gente. Eso sí, si haces la visita por libre, lee antes las normas de la comunidad.

Christiania Dinamarca

Día 4 en Copenhague

Durante el día 4 puedes visitar el Museo Nacional de Dinamarca, en el que podrás pasar perfectamente toda la mañana, y además, acercarte a los cercanos Jardínes del Tivoli, el lugar perfecto si vas con niños a Copenhague.

Además, para completar el día, también puedes visitar el famoso Palacio de Amalienborg. Es la residencia oficial de la familia real danesa durante el invierno. Lo mejor de todo es que no es un palacio, más bien son tres. El palacio Brockdorff y el Palacio Schack no están abiertos al público, pues son las residencias reales. No obstante, hay otros dos, el Palacio Moltke y el Palacio Levetzau.

En este día, si hay tiempo, también puedes ir al islote Slotsholmen para visitar el Palacio de Cristiansborg de Copenhague. Es la actual sede del Parlamento, y cuenta con una torre estupenda con unas vistas impresionantes sobre la ciudad.

Palacio de Christianborg en Copenhague

Por ultimo, un consejo: visitad Copenhague en Navidad. Pasaréis frío, es cierto, pero a cambio conoceréis unos de los mercadillos navideños más bonitos del mundo.

Tags: , ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top