Belchite, un pueblo fantasma

Visita a la vieja Belchite

El pueblo de Belchite, el viejo, claro, es famoso por haber sido el escenario de una de las batallas más simbólicas de la Guerra civil española. Este pueblo zaragozano, que pertenece a la Comarca del mismo nombre, fue el lugar en el que se desarrolló la trágica batalla de Belchite.

Como consecuencia de estos enfrentamientos, el pueblo quedó completamente destruido. En lugar de la reconstrucción, el régimen de Franco optó por crear un pueblo completamente nuevo al lado, Belchite nuevo. Así, las ruinas quedaron intactas, siendo un sobrecogedor recuerdo de lo que fue la guerra civil en este país.

Hay que decir que, durante mucho tiempo, estaba cerrado a las visitas. No obstante, eran muchísimos los curiosos que se acercaban para fotografiar las ruinas e intentar escuchar los ecos de los fantasmas que deambulan por el pueblo, según las leyendas locales. Así, en la actualidad se puede visitar mediante visitas guiadas. Comienzan a las 12 de la mañana y se extienden hasta las 7 de la tarde. Es más, también hay visitas nocturnas para los más valientes.

En su interior vas a poder ver la tragedia grabada en cada uno de los muros. Impactos, edificios derruidos y un ambiente tétrico que asusta tanto como enamora. Es el encanto de Belchite, un lugar que no deja indiferente a nadie.

Belchite la vieja

Descubriendo Belchite…

Entre los monumentos que se pueden apreciar y fotografiar, destaca la Iglesia de San Martín de Tours. Fue la parroquia principal del pueblo. Su construcción databa del siglo XIV, con un precioso estilo gótico-mudejar, tan propio de esta zona de España.

También se puede observar la Iglesia de San Juan. Es conocida como la Torre del Reloj, y se sitúa en el centro del pueblo, junto a la vieja plaza. Según parece ser, esta iglesia fue construida antes del siglo XVI, siendo su origen también mudéjar. En el siglo XVIII contaba con un gran reloj en la parte alta de la torre. En la actualidad, quedan únicamente los muros laterales y la torre.

El Convento de San Rafael está ubicado en el sureste del pueblo. Perteneció a una orden religiosa de las Dominicas de San Rafael. Este convento quedó completamente destruido en la guerra civil, y fue construido otro para la misma orden en el pueblo nuevo.

El espacio central está cubierto por una gran cúpula sobre pechina, una de las imágenes más simbólicas de Belchite.

También es necesario pasar por la Iglesia y el Convento de San Agustín. Está ubicado en la parte norte del pueblo, junto a la plaza del mismo nombre. Este convento perteneció a la orden de los Agustinos Ermitaños. Esta orden religiosa vivía en Belchite desde el siglo XIII.

Bombardeo en Belchite

La orden abandonó el pueblo tras la desamortización de Mendizábal. Aún así, la hermosa iglesia quedó abierta al culto, siendo la segunda iglesia más importante de todo el pueblo. Tras la Guerra Civil, en esos años en los que se decidía si reconstruir el pueblo o crear uno nuevo, fue la única parroquia con culto hasta 1964, momento en el que se trasladó por completo la población al pueblo nuevo, en la nueva iglesia de San Martín.

El Arco de la Villa era la entrada principal a la población. Así, a partir de este arco surgía la calle Mayor, la vía principal de Belchite Viejo. Es el mejor arco conservado de todos los arcos similares que daban acceso al interior del municipio. Además, ha sido restaurado durante los últimos años.

Al parecer, aunque no se conserva documentación de este monumento, su construcción responde a la corriente barroco-mudéjar del siglo XVIII. En este estilo se mezclan características barrocas con frontones curvos o grandes óculos con características como el ladrillo en la construcción.

Además de todos estos edificios, es posible ver casas, calles levantadas y muchísimo impacto de bala. Será complicado no sentir un escalofrío al recorrer las calles de esta parte de nuestra historia. Una de las partes más tristes que podemos recordar. La muestra viva de los destrozos de una guerra.

Otros pueblos marcados por historias…

Tags: ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top