7 platos típicos que debes probar si viajas a Portugal

Platos típicos portugueses

Siempre se ha dicho que en Portugal se come bien y barato. Bueno, es posible que en los últimos años los precios ya no sean tan bajos como hace una década, pero lo cierto es que se sigue comiendo muy bien y a un precio todavía muy razonable.

En Portugal tendrás la oportunidad de probar un sinfín de especialidades. Elegir entre un abanico tan amplio es complicado, no obstante, te acercamos los que, a nuestro parecer, deberían ser los platos más típicos que debes probar si viajas a Portugal.

7 platos típicos de Portugal

1.- Bacalhau á bras

Uno de esos deliciosos platos, quizás uno de los más recomendables, es el bacalhau á bras, o lo que es lo mismo, el bacalao dorado. Es una receta muy tradicional en Portugal que se suele comer bastante en Semana Santa.

Esta receta está hecha con migas de bacalao desalado. Se sofríe desmenuzado con cebolla, patatas cortadas a tiras finas y finalmente se le añade aceitunas y perejil. Es una receta sencilla, pero en Lisboa es de las más apreciadas. No dejes de probarla.

Bacalhau a bras

2.- Francesinha

Si viajas por el norte, a ciudades como Oporto, tendrás la oportunidad de probar uno de los platos más contundentes de Portugal. Se trata de la Francesinha. Dicen que fue creada por un emigrante portugués que intentó hacer una versión del Croque Monsieur a la portuguesa. Lo cierto es que es una bomba calórica, pero está deliciosa.

La Francesinha no es más que un sándwich relleno de dos tipos de salchichas portuguesas, jamón, bistec de carne y queso derretido por encima. Además, todo está regado con una salsa algo picante que tiene como base tomate y cerveza ¿Quién podría resistirse a tal manjar? Lo que está claro es que este plato te dejará saciado.

Francesinha

3.- Caldo verde portugués

En la zona centro de Portugal es bastante famoso el caldo verde portugués. Es un plato muy habitual en las celebraciones de los días del patrón de los diferentes municipios del país. El caldo es como una especie de sopa hecha con patatas, cebollas, berzas y trozos de embutido cortados en tropezones.

Caldo verde

4.- Calderaida de peixe

Es evidente que con tal costa, Portugal tiene platos con marisco y pescado de calidad. Uno de esos platos, completamente recomendable, es la caldeirada de peixe. El nombre lo recibe precisamente por la forma en la que se prepara. Se toma un gran recipiente y se ponen a cocer a fuego muy lento una serie de ingredientes entre los que, evidentemente, está el pescado. Además de algunas verduras para el sofrito, este caldero hará su magia con especies como el congrio, la merluza o el abadejo. También se le añade patata. Es uno de esos platos contundentes con lo mejor del Atlántico.

5.- Alherias de Mirandela

En Portugal no sólo hay un pescado buenísimo: también hay carne y embutido. Puedes, por ejemplo, probar las alherias de Mirandela. Es un embutido muy típico de este país que está hecho con carne picada con tocino, tanto de cerdo como de aves. También se añade pan, aceite, ajo y pimentón. Es un plato bastante consumido en cualquier parte del país, aunque hay zonas en las que se puede ver como una especialidad, como en las comarcas de Trás-os-Montes. El nombre es debido a que muchos opinan que su origen es Mirandela, y sea cierto o no, así se ha quedado.

6.- Amêijoas à bulhao

No hay nada más entretenido que pedirse un plato de amêijoas à bulhao pato. Es el mejor plato para disfrutar de un día de calor, en una bonita terraza con vistas y una cerveza bien fría. Son almejas que se cocinan con una sabrosa salsa hecha con aceite de oliva, cilantro, ajo y vino blanco. Un plato de esos en los que es necesario mojar pan.

7.- Pastelitos de Belém

Para terminar, uno de los dulces más famosos de Portugal. Se trata de los pastelitos de Belém. Estos pasteles cuentan con una receta secreta que custodian en el Mosterio dos Jerónimos. Ahí, en Belém, es posible comprar estas deliciosas pastas. No obstante, hay bastante controversia con este tema. Muchos aseguran que son exactamente iguales que los pasteles de nata, también populares en Lisboa. Otros aseguran que no, que el sabor de los pastelitos de Belém es imposible de igualar.

Pastelitos de Belém

Caldos, pescados, carnes o postres. Portugal, como buen país marítimo, es un magnífico destino para disfrutarlo también por sus sabores. Aprovecha y no olvides probar algunas de estas siete delicias.

Tags: ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top