Altea, el pueblo más bonito de la Costa Blanca

Vistas de Altea

La Costa Blanca tiene lugares increíbles que nada tienen que envidiar a ninguna otra costa española, y no nos referimos únicamente a pueblecitos costeros con hermosas calas. En la Costa Blanca también hay municipios que podrían compararse con los bellos pueblos mediterráneos de las islas griegas. Sin duda alguna, entre todos ellos destaca Altea.

¿Qué podemos ver en Altea?

Altea es un municipio de la provincia de Alicante. Un lugar que enamora nada más llegar; y es que su ubicación no podría ser más encantadora: al sur del Peñón de Ifach, al norte de Alfaz del Pi y en el marco incomparable del Parque Natural de la Sierra Helada. Justo aquí encontramos este pueblo de calles empedradas que descienden suavemente hacia el mar. Calles salpicadas por casitas blancas, que bien podrían pertenecer a uno de esos pueblos blancos andaluces.

Altea es un refugio vacacional de primera, y sus playas te encantarán. No obstante, en Altea hay muchísimo más para ver y disfrutar. Este hermoso lugar cuenta con un casco antiguo que desciende, como sus calles, hasta el mar. Dos puertos, el pesquero y el deportivo, que además cuentan con un paseo marítimo que termina en el antiguo pueblo de pescadores; y es que Altea tiene un claro origen pesquero, de esos con olor a salitre y paisajes de casitas bajas.

El casco antiguo es conocido como El Fornet, y cuenta con atracciones a la altura de la Iglesia de Nuestra Señora del Consuelo. Esta iglesia, con sus dos grandes cúpulas, es, sin duda, el monumento más destacado y visitado del municipio. Para llegar hasta ella, tendrás que cruzar un sinfín de calles empedradas y miradores, todo ello repleto de flores que contrastan con las casas encaladas.

Iglesia Nuestra Señora del Consuelo en Altea

No será lo único que podrás admirar, pues el pueblo tiene ermitas rurales e incluso torres vigía que servían para proteger a sus habitantes de las incursiones de los piratas berberiscos. Así, encontrarás la torre de la Galera o la de Bellaguarda. Esta última está ubicada en el barrio con el mismo nombre, que hay que destacar, es el más antiguo de toda la ciudad.

Entre torres, iglesias y ermitas, en sus calles también encontrarás monumentos curiosos, como el primer templo ortodoxo levantado en España. Es una réplica exacta de una iglesia rusa del siglo XVII y fue construido con materiales traídos directamente de los Urales.

Que ver en Altea

Para los que gusten de las visitas a museos, hay que destacar algunos bastante interesantes. Por ejemplo, está el Museo Navarro Ramón. Está situado en la Casa de la Cultura, y muestra el trabajo el pintor Juan Navarro Ramón, nacido en Altea en 1903.

Otro museo imprescindible es el Museo del Mar de Altea. Se trata de un curioso museo que muestra elementos vinculados a la tradición marinera del municipio. Asimismo, también es interesante el Museo Casal del Festero, en el que se exhiben trajes típicos de los últimos 25 años de las fiestas de Moros y Cristianos, muy típicas en toda la región.

Playas en Altea

Si no te has cansado de visitar cosas (o sí), puedes seguir tu ruta, esta vez por lugares más tranquilos como las playas de Altea.

Una de las más conocidas es la playa de La Olla. Es, sin duda, la que más encanto tiene. Un lugar hermoso lleno de pequeñas barcas y algún que otro chiringuito.

Es aquí donde se encuentra la Cova del Frare, que según la leyenda fue el lugar en el que dos hermanos se disputaron el amor de una misma mujer. Al parecer, los cuerpos ahogados aparecieron en las aguas y orillas de la Cova. Uno de ellos llevaba hábitos en promesa materna, de ahí el nombre de la cueva.

Puedes visitar otras playas como la Barreta o la Cala del Soio, junto al Portet de l´Olla. También Cap Negret, que está rodeada de rocas volcánicas. Para playas urbanas, no te pierdas Cap Blanch, que es la más popular y la más grande, uniéndose con la de Albir, ya en Alfaz del Pi.

Tags: ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top