Qué ver en Alicante en 2 días

Que ver en Alicante en dos días

Alicante es una de las ciudades más turísticas de la Comunidad Valenciana. Capital de la provincia homónima, Alicante es una ciudad portuaria. Un núcleo urbano abierto al Mediterráneo, algo que ha hecho que a lo largo de la historia sea un lugar muy codiciado. Este paso de diversas civilizaciones puede verse hoy en día en su patrimonio. Por otro lado, es una ciudad cómoda, por lo que ver todo ese patrimonio en un fin de semana es más que posible.

¿Qué ver en Alicante en dos días?

Durante tu fin de semana en Alicante, vas a tener muchas horas disponibles para visitar cada uno de sus puntos de interés, entre los que no puede faltar el Castillo de Santa Bárbara. Levantado en la cima del monte Benacantil, a una altura total de 166 metros sobre el nivel del mar, esta ubicación es perfecta para poder admirar la famosa playa del Postiguet.

El castillo data de finales del siglo IX, coincidiendo con la época de dominación musulmana. Cuenta con tres recintos bien diferenciados. Por un lado, está la parte más alta, la conocida como “La torreta”. Es el lugar en el que se pueden encontrar los vestigios más antiguos de esta magnífica fortaleza. También está la explanada más elevada, conocida como “Macho del Castillo”. Es en esta parte en la que se alojaba la antigua alcazaba. Finalmente, es destacable el recinto inferior, del siglo XVIII. Allí se encuentra el Revellín del Bon Repós.

Castillo en Alicante

Otra de las visitas estrella por esta zona es la del Barrio de Santa Cruz. Es, de lejos, el barrio más bonito y singular de todo Alicante. Un sinfín de calles estrechas y peatonales plagadas de casas blancas. Macetas y flores se mezclan con una fragancia marinera que te hará retroceder en el tiempo.

Destaca también el conocido como Parque de la Ereta. A las faldas del castillo, también tiene unas vistas privilegiadas sobre la ciudad. Aquí hay que venir descansado, con los pies cómodos y dispuestos a disfrutar de cada una de las panorámicas que nos regalan sus miradores.

Una preciosa zona para pasear es el Paseo de la Explanada. Es el encargado de comunicar la Playa del Postiguet con el Parque de Canalejas, y se ubica justo enfrente del Paseo del Puerto. Recorrerlo implica ver el ambiente más animado de la ciudad, pero, además, algunos de los edificios más emblemáticos. Por ejemplo, la casa Carbonell o el hotel Gran Sol. Precisamente cerca del puerto se creó una zona relativamente nueva para la Volvo Ocean Race, donde hay incluso un museo dedicado a esta famosa regata de vela.

¿Y las construcciones religiosas? ¿Hay algún templo que sea digno de mención en Alicante? Sí, lo cierto es que sí.  Por ejemplo, tienes la Basílica de Santa María. Se trata de una preciosa basílica, la más antigua de la ciudad. Se construyó en estilo gótico sobre los restos de una mezquita de la época de la dominación musulmana.

También es esencial visitar la concatedral de San Nicolás de Bari. Edificada también sobre los restos de una antigua mezquita, en este caso, el estilo es renacentista herreriano.

Una buena forma de acomodar el tiempo del que dispones es elegir un alojamiento bien céntrico. De ese modo tendrás todo lo que te hemos mencionado cerca y ahorrarás en desplazamientos. Aquí tienes una selección nuestra de hoteles recomendados en el centro de Alicante.

Por último, hay que destacar que, si viajas a Alicante en coche, no deberías perder la oportunidad de visitar el monasterio de la Santa Faz. Está a unos 12 minutos en coche del centro de la ciudad, y es uno de los centros de peregrinaje cristianos más importantes de España. El motivo es que en su interior se conserva la Santa Faz de Alicante, o lo que es lo mismo, uno de los pliegues del paño con el que Verónica limpió la cara de Cristo en su camino al Calvario.

Llega la noche y después de tanta visita probablemente te apetezca relajarte un poco yendo de terrazas o incluso cierta marcha nocturna. La Plaza de San Cristóbal, la de Gabriel Miró o la calle San Francisco, son lugares tradicionales que los propios alicantinos aprecian mucho, zonas peatonales que ahora se han llenado de pubs y restaurantes de moda donde además apreciar la rica gastronomía alicantina, de la que, por cierto, te recomendamos, no puedes dejar de probar el arroz en todas sus variedades (y te recomendamos especialmente, el arroz a banda).

La provincia de Alicante cuenta además con amplio abanico de posibilidades naturales de mar y de montaña ¿Te apetece un poco de playa? En Alicante también es posible. Puedes visitar la playa del Postiguet, la más famosa, sin duda. Está justo enfrente del castillo, cuenta con arena blanca y es un símbolo absoluto de la ciudad y sus habitantes, por lo que siempre cuenta con un ambiente de lo más animado. Sin embargo, aunque sea la más conocida, si preguntas a cualquier alicantino, estos te dirán que las más bellas son las playas de San Juan, la de la Almadraba o la de la Albufereta.

Playa en Alicante

Para los que quieren hacer una excursión, la mejor es la de la Isla de Tabarca. Para llegar hasta aquí tienes que coger un barco en el Puerto Deportivo de Alicante. El viaje dura unos 50 minutos, pero merece totalmente la pena. Por si no lo sabías, sus aguas son Reserva Marina del Mediterráneo, y además se trata de la única isla habitada de la Comunidad Valenciana, aunque en realidad, no se trate de una sola isla, sino de un conjunto de islotes entre los que la mayor es la propia Tabarca. Hoy día, el pueblo que hay en esta última es Conjunto Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural por las fortificaciones que se levantaron en torno a él para defenderlo de los piratas siglos atrás.

Como veis, mucha cultura y gastronomía en Alicante, pero también mucha Historia. Y ahora qué, ¿os apuntáis a pasar al menos dos días en Alicante?

Tags: ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top