Pueblos bonitos de Castellón
Pueblos con encanto

Pueblos bonitos de Castellón

Hoy viajamos a la provincia menos popular de la Comunidad Valenciana, pero no por ello la menos bella. Hacemos un recorrido por los pueblos bonitos de Castellón. Te aseguramos que te van a asombrar. Coge tu agenda y marca la fecha en la que harás una ruta por esta increíble zona.

Pueblos bonitos de Castellón: Culla
Culla

Pueblos bonitos de Castellón: recorrido por toda la provincia

Viajamos al interior de Castellón

La Val d’Uixó

Empezamos nuestra lista de pueblos bonitos de Castellón con La Val d’Uixó. Es uno de los destinos más completos. Ya que combina a la perfección el turismo activo con el histórico y cultural.

Una de sus joyas es la Cova de Sant Josep. Es un auténtico tesoro natural. Harás el recorrido por un río subterráneo, lleno de estalactitas y estalagmitas. Es una excursión que puedes hacer en familia. Incluso, si consultas bien su agenda de eventos, puedes asistir a algún concierto u obra de teatro.

En su casco histórico te recomendamos que visites el Mercado Municipal y el museo de arte urbano contemporáneo.

¿Te gusta el arroz? ¡Prueba su famoso arroz empedrat!

Culla

Situado a más de 1000 metros sobre el nivel del mar, este pueblo medieval te enamorará.

Uno de los puntos de interés en el centro de Culla es La Prisión. El que fue granero del Comedador de la Orden de Montesa durante los siglos XIII y XIV, se convirtió en cárcel durante las Guerras Carlistas en el siglo XIX. Si la visitas, verás todavía restos de cadenas y grilletes de los prisioneros.

El Carrer del Pla es la calle medieval con más encanto de Culla. Y al final puedes visitar otro de los edificios más importantes: el Castillo. Ha pasado por diferentes manos. Su origen es árabe, después fue comprado por la Orden del Temple, y durante las guerras carlistas quedó prácticamente destruido. Hoy en día queda la Torre de Frare Pere y algunos basamentos. Pero te aseguramos que merece la pena subir, por las estupendas vistas.

Segorbe

Continuamos la lista de pueblos bonitos de Castellón con Segorbe, con un patrimonio arquitectónico, gastronómico y cultural, digno de una visita.

Tiene tres protagonistas, sin duda, y son el Castillo, el Acueducto y las Murallas.

También te recomendamos visitar la Catedral de Santa María de la Asunción y la Torre de la Cárcel.

Si te gusta el turismo más activo y estar en contacto con la naturaleza, Segorbe está entre las sierras de Calderona y de Espadán. Por lo que podrás hacer rutas y disfrutar de la biodiversidad y sus paisajes.

Una actividad curiosa es visitar el Museo del Aceite. Es una antigua almazara rehabilitada donde aprenderás sobre el cultivo de la aceituna y la elaboración del aceite.

Montanejos

Montanejos es el paraíso para aquellos que buscan desconectar y naturaleza. Con poco más de 500 habitantes, este pueblo del Alto Mijares tiene un encanto especial. El Rio Mijares, que da nombre a la comarca, es su mayor atractivo. Podrás alquilar piraguas y kayacs y navegar por las tranquilas aguas del Embalse Arenoso. Y los más atrevidos pueden hacer rafting por el propio río.

¿Te apetece bañarte tranquilamente en una piscina natural de aguas termales? La Fuente de los Baños de Montanejos es tu lugar.

Vilafamés

Vilafamés es uno de los pueblos que no puedes perderte de la Comunidad Valenciana. Su casco antiguo, de origen árabe, es conocido por sus callejuelas estrechas y empinadas. Zigzaguea por el centro del pueblo y descubre sus encantos.

La Roca Grossa es una de las visitas más curiosas. Es una gran roca que está situada sobre una superficie no llana. Da la sensación de que va a caerse pero no es así. Además, dice la leyenda que hay que tocarla y pedir tres deseos. Solo uno se cumplirá. ¡Piensa bien los tuyos!

Los amantes del arte pueden visitar el Museo de Arte Contemporáneo, ubicado en el Palau de Batlle. El palacio, del siglo XV es una preciosidad. Y en su interior admirarás obras de Miró, Picasso o Wahhol.

La Plaza de la Font es la perfecta para sentarte a tomar algo, admirando el Castillo y la Iglesia de la Asunción.

Ares del Maestrat

Ares del Maestrat es uno de los pueblos bonitos de Castellón y de los más visitados.

Tiene todo para una visita interesantísima: castillo, rutas de senderismo y pinturas rupestres para conocer el pasado de la zona.

De su castillo templario hoy quedan unas cuantas ruinas. Pero, al estar a más de 1200 metros de altura, es el mejor mirador de la localidad.

Si eres amante de la arqueología, tienes que visitar la Cueva de Remígia. Sus 750 pinturas rupestres son Patrimonio de la Humanidad.

Hay varias rutas para hacer, si prefieres un poco de turismo activo: Camino de los Molinos, el de Roure de les Berrugues o el de la Mola.

Morella

Uno de los mayores atractivos de Morella es su acueducto. Fue construido entre los siglos XIII y XIV. De estilo gótico valenciano, se construyó para traer el agua a Morella desde el acuífero de la fuente de Vinatxos.

La visita al casco histórico puedes empezarla por las Torres de Sant Miquel, en la muralla medieval de la ciudad. Puedes subir a la parte superior de la muralla y recorrerla hasta el Portal de la Nevera.

Si viajas en familia, tienes visita obligada a Temps de Dinosaures. En este museo admiraréis fósiles de dinosaurios y restos de fauna marina. Además organizan un Escape Room con el que lo pasaréis en grande.

Pueblos bonitos de Castellón: Morella
Morella

Peñíscola

No todo son pueblos en el interior. Castellón tiene una costa maravillosa para recorrer, tanto en invierno como en verano.

Y la joya de la corona es, sin duda, Peñíscola. Aguas color turquesa, un imponente Castillo y mucho más que descubrir.

La visita turística más popular es, como te puedes imaginar, su Castillo, construido por los templarios. Puedes visitarlo junto al Parque de Artillería que rodea la fortaleza. Además de la importante arquitectónica, fue sede pontificia de Benedicto XIII de Aviñón, conocido como Papa Luna.

A los pies del castillo, puedes ver el faro de Peñíscola, con una fachada octogonal blanca muy llamativa.

Si viajas con niños, les encantará el Jardín del Papagayo. Es un parque zoológico, entre Peñíscola y Benicarló, donde veréis más de 50 especies y estaréis en contacto con ellos. ¡Muy divertido!

Como ves, son muchos los pueblos bonitos de Castellón para visitar. Reserva tu hotel en la provincia de Castellón y haz una completa ruta por esta preciosa tierra. ¡Te sorprenderá!