Qué ver en el Camino de Santiago Francés

Camino Francés

Hay muchas cosas qué ver en el Camino de Santiago Francés. Está considerado como el de más tradición de todas las rutas del Camino a lo largo de su historia. Comienza en Saint Jean de Pied de Port y acaba en Santiago de Compostela.

Si no sabes por qué ruta decidirte a comenzar esta fantástica aventura, te recomendamos que eches un vistazo a las diferentes rutas del Camino de Santiago. Ten en cuenta que algunas son más duras que otras, pero todas, tienen algo especial que las hacen únicas.

¿Solo? ¿Con amigos? Quizás con tu padre o con tu pareja… De cualquier manera te invitamos a sumergirte conmigo en este viaje hacia el interior de ti mismo y hacia el exterior, a la Naturaleza y Cultura que nos ofrecen estas tierras tan especiales, ¡Buen Camino, peregrino!

Un poco de Historia

Cuenta la leyenda, que en el siglo IX, un ermitaño llamado Pelayo, empezó a ver como unas estrellas le indicaban un lugar en particular. Al repetirse cada noche, decidió abandonar su cueva. Fue a contárselo a Teodomiro, obispo de Iria Flavia. Tras su insistencia, accedió para ir a ese sitio. Allí descubrieron un sarcófago con tres cuerpos. El obispo se percató de que habían encontrado la tumba del Apóstol.

Teodomiro decide contárselo al rey Alfonso II, el Casto. El monarca se da cuenta del valor de ese descubrimiento. Así que, se desplaza personalmente para verlo. De esta manera, el rey Alfonso II, es en el primer peregrino de la Historia. Ese recorrido entre Oviedo y la tumba del Apóstol, es la primera Ruta Jacobea. Hoy la llamamos Camino Primitivo.

Poco a poco, el que se fue haciendo más popular, fue el que hoy conocemos por Camino Francés, el cual comenzaba la ruta en Roncesvalles o Jaca, ya en tierras españolas.

Algunos tesoros qué ver en el Camino de Santiago Francés

Sea como sea, te mencionamos algunos de los tesoros que no puedes perderte durante esta ruta, Apúntalos en tu lista de qué ver en el Camino de Santiago Francés ¡Comenzamos!

Catedral de Jaca

La encontrarás en la etapa número 1. Lo más curioso de este monumento, es, sin duda, el león de la izquierda. Tiene la boca cerrada y una figura humana entre las patas. Esto simboliza al pecador caído en desgracia.

Real Colegiata de Roncesvalles

También podrás descubrirla en la primera etapa de la ruta. Era un antiguo hospital de peregrinos. En la actualidad, es uno de los tesoros más conocidos de la ruta del Camino Francés. La explanada de la entrada lleva hacia la casa prioral y el museo biblioteca. Además, podrás llegar al a iglesia a través de un pequeño túnel.

Colegiata de Roncesvalles, Qué ver en el Camino de Santiago Francés
Colegiata de Roncesvalles

Puente de la Rabia de Zubiri

En tu paso por la etapa número 2, podrás contemplar este puente medieval. Su nombre deriva de la costumbre que tenían los lugareños de hacer pasar el ganado por el río junto al pilar central para que así, no fueran mordidos por animales rabiosos o para curarlos.

Puente de la Rabia de Zubiri
Puente de la Rabia de Zubiri

Monasterio de Santa María la Real de Nájera

En la etapa 8 del Camino Francés, tus ojos podrán admirar la belleza de este lugar. Cuenta la leyenda que el rey Don García Sánchez III, entró con su halcón en una cueva mientras perseguía una paloma. El monarca quedó impresionado ya que el halcón y la paloma rodeaban una imagen de la virgen. Ésta, estaba iluminada por una vela y con una jarra de azucenas a sus pies. Así, el rey fundó este monasterio en el año 1052. Esta es otra de las maravillas que ver en el Camino de Santiago Francés que no puedes perderte.

Catedral de Santiago de Compostela

¡Punto final del Camino Francés! Tu sonrisa y probablemente muchas lágrimas, al llegar a la majestuosa catedral, harán que conectes rápidamente con ella. Una explosión de emociones recorrerán todo tu cuerpo. Encuentros con compañeros durante el trayecto, abrazos y más lágrimas. El dolor de pies ya no existe. Ahora todo se resume en una palabra: SATISFACCIÓN.

Catedral Santiago de Compostela, Camino Francés
Catedral Santiago de Compostela. Final del Camino Francés.


Para tu interés, te contaremos que la famosa Puerta Santa solo es abierta en los años jubilares. Es decir, cuando el 25 de julio, día del Apóstol, cae en domingo. El resto de años, siempre está cerrada. Se dice que los peregrinos y creyentes que crucen la puerta, alcanzarán la absolución plenaria de sus pecados. ¿Otra curiosidad? El conocido «botafumeiro» fue colocado después de experimentar los desagradables olores que desprendían los peregrinos a la llegada al templo. Pesa 53 kilos y es manipulado por ocho Tiraboleiros. Su mecanismo hace que no se estrelle contra la bóveda aunque se quede a un metro de distancia.

Estos son sólo algunos de los muchos tesoros que podrás ver en el Camino de Santiago Francés. ¡Anímate a vivir esta experiencia tan enriquecedora!

Alojamiento durante el Camino Francés

Es importante saber que para hacer el Camino, no es obligatorio recorrerlo por completo. Para tener una guía, el Camino Francés se divide en 32 etapas. Pero tu salida puede ser desde cualquier punto y andar los kilómetros o etapas que tú quieras o tu cuerpo te vaya pidiendo.

Si no quieres tentar a la suerte, lo mejor es que planifiques el alojamiento antes de partir. Si pasas por Astorga, te recomendamos el Hotel Gaudi. Suele tener muy buen precio y unas maravillosas vistas al Palacio Episcopal.

Si el recorrido elegido durante el Camino Francés transcurre por Santo Domingo de la Calzada, entonces, ¡estás de suerte! Hospédate en alguno de sus históricos establecimientos.
¿Te cuento un secreto? Pregunta a los locales por el refrán: «Santo Domingo de la Calzada, que cantó la gallina después de asada». ¡Te sorprenderá!

Por cierto, si caminas los últimos 100 km y lo puedes certificar con sus sellos, cuando llegues a la Catedral de Santiago, ¡recibirás tu merecida Compostela!

Cuidados importantes a tener en cuenta

Los pies son la parte más importante que debemos de tener en cuenta antes y durante el recorrido por el Camino Francés. No es suficiente con llevar calzado cómodo, así que, además de dejar en casa los tacones, ¡debes dejar las zapatillas de deporte!

Hazte con un buen calzado tipo trekking, que son flexibles, tienen el peso justo y buena amortiguación. La suela es más resistente y soporta mejor los impactos contra todo tipo de superficies. El tejido de esta zapatilla es impermeable y transpirable, de esta manera, no se mojará el pie y extraerá mejor el sudor al exterior.

Cuidados del pie, Camino Francés
Cuidados del pie, Camino Francés

Los calcetines deben estar bien ajustados al pie, a ser posible sin costuras. Si no, ¡colócalos del revés! Una buena capa de vaselina entre los dedos y evitarás las típicas ampollas. Si a tu paso por el Camino Francés encuentras un riachuelo, sumerge los pies y disfruta unos minutos. No olvides secarlos muy bien y volver a aplicar la vaselina antes de volver a calzarte.

Ahora que ya sabes qué ver en el Camino de Santiago Francés, seguro que te estarás preguntando cuándo hacer el Camino de Santiago. Una de las cosas que le aporta tanto valor al Camino de Santiago Francés, es que, al ser el más popular de todos, encontrarás compañeros de ruta durante todo el año. Por lo que aquí, tropezarás con gente nueva de diferentes orígenes. Esto siempre es enriquecedor, además de echaros una mano en caso de necesitarla. Así que, si es lo que buscas, ¡elegir el Camino Francés será todo un acierto!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Top