Qué ver en Múnich

Qué ver en Múnich

Múnich es la capital del estado federado de Baviera. Una ciudad que es, además, la tercera más habitada de Alemania tras Berlín y Hamburgo. Un viaje perfecto para disfrutar de la historia de esta región y visitar un sinfín de monumentos; y es que en Múnich hay muchísimo para ver.

Lugares que ver y que visitar en Múnich

Te recomendamos empezar la visita por la Marienplatz. Se trata del centro de la ciudad, el alma de Múnich. Un lugar en el que, además, hay un montón de edificios importantísimos de Múnich que ver, de esos que siempre salen en las guías de turismo.

Marienplatz Munich
Marienplatz, Munich

La céntrica plaza ha sido un símbolo absoluto para la ciudad desde su construcción. Ha sido el lugar de celebración de innumerables eventos públicos y festejos desde hace muchos siglos. Aquí se realizaban torneos y ejecuciones, siendo hoy por hoy una plaza animada que siempre tiene vida.

En ella puedes, además, ver monumentos como la Columna de Santa María, levantada en mitad de la plaza en 1638 para celebrar el final de la invasión sueca. También el Nuevo Ayuntamiento de Múnich, con un precioso estilo neogótico que llamará poderosamente nuestra atención. Es, quizá, el edificio más curioso de la ciudad de Múnich que ver, que además nos permite subir a lo alto de su torre para observar las vistas.

No podemos olvidarnos de visitar en Múnich el Carrillón del Ayuntamiento. Todos los días a las 11, 12 y 17 horas, las figuras que lo adornan realizarán la Danza de Cooper con una melodía encantadora que conmemora el acto que tuvo lugar en el año 1517 para celebrar el fin de la peste.

También está el Antiguo Ayuntamiento de Múnich, con más de 500 años y que deslumbra por su interior medieval y su fachada gótica.

Otra de las plazas que ver en Múnich es la Plaza del Odeón, Odeonsplatz, una enorme plaza llena de magníficos edificios. Podemos destacar Feldherrnhalle, una imponente construcción levantada en 1841 en honor al ejército bávaro. Recuerda, en parte, a la Loggia dei Lanzi, en Florencia.

Odeonplatz Munich
Odeonplatz, Munich

También encontramos en esta plaza la Iglesia de los Teatinos. Se trata de una imponente edificación con una fachada de estilo Rococó.

Asimismo, también te recomendamos visitar en Múnich el precioso jardín de estilo italiano conocido como Hofgarten. Un lugar estupendo para pasear lejos del ruido del centro de la ciudad, y a través del cual podremos acceder al famoso jardín inglés de Múnich.

Múnich también es un lugar de palacios. Podemos destacar Residenz München, el palacio urbano más grande de toda Alemania que deberás visitar. Fue residencia oficial de los monarcas bávaros desde su construcción, en 1835, hasta el año 1918.

Estamos ante un enorme palacio con 130 habitaciones y unos 10 patios. Lo más interesante es que conserva diferentes estilos procedentes de cuatros siglos distintos.

No nos olvidemos del Palacio Nymphenburg, construido en 1664. Era la residencia de verano de la familia Wittelsbach y actualmente destaca por ser una construcción de estilo barroco con un interior deliciosamente decorado y amueblado con un estilo propio de la época.

Palacio de Nymphenburg Munich
Palacio de Nymphenburg, Munich

En Múnich podrás ver templos religiosos como la Catedral de Nuestra Señora de Múnich, conocida como Frauenkirche. Es uno de los edificios góticos más grandes de toda Alemania. Fue construida sobre los restos de una antigua basílica romana y es, actualmente, la iglesia más grande e importante de la ciudad.

Otro ejemplo de templo es la Iglesia de San Pedro (Peterskirche). No es un ejemplo cualquiera; y es que es el templo católico más antiguo de todo el país.

Si vienes hasta Múnich y eres amante de la cerveza no puedes olvidarte de visitar la cervecería Hofbräuhaus. Su origen lo encontramos en el año 1589, cuando la fábrica de cerveza que abastecía a la familia Wittelsbach se ubicaba justo aquí. Se trataba de la Staarliches Hofbräuhaus.

Cerveza alemana
Cerveza alemana

En el año 1828 la fábrica se trasladó y este lugar abrió al público como cervecería. El lugar se convirtió, a partir de este momento, en el centro de la vida política de Múnich. Dicen que fueron muchos sus clientes, incluido el mismísimo Lenin.

La importancia de este lugar es tal que podemos decir que la cervecería es testigo de los acontecimientos más importantes como la proclamación de la República Soviética de Múnich o del programa de los 25 puntos por el que pasaría a regirse el partido nazi.

Te puede interesar:

Tags: ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top