Lisboa y la Torre de Belem

Torre de Belém

Torre de Belém

Lisboa es una ciudad ideal para una escapada de fin de semana. Sus monumentos, sus barrios, su gastronomía, sus distritos históricos y de vanguardia, su vida nocturna e intensa actividad cultural nos aseguran una agenda completa.

Entre los puntos ineludibles para una primer visita está, sin dudas, la Torre de Belém, magnífico ejemplo de la arquitectura manuelina. Fue construida a lo largo de 6 años, desde 1514 y hasta 1520 siguiendo órdenes del entonces Rey Manuel I de Portugal. El maestro constructor fue Diogo Boitaca que estaba a cargo asimismo de la construcción del cercano (y digno de visitar) Monasterio de los Jerónimos.

Por su ubicación en la desembocadura del río Tajo, fue utilizado como punto de recaudación de impuestos y derechos para entrar en la ciudad. Su belleza exterior muestra los elementos característicos de la arquitectura manuelina: con influencias orientales y despegándose del modelo medieval mas austero. Los descubrimientos de la época llenan de exotismo su decoración con figuras orientales y animales de los nuevos territorios.

Está considerada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1983 junto con el Monasterio de los Jerónimos.

Si bien no está en pleno centro de la ciudad, podrás fácilmente realizar una visita a la Torre de Belém desde cualquiera de los hoteles en Lisboa, ya que el transporte público te dejará allí mismo.

Tags: ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top