Qué visitar en Lisboa

Que visitar en Lisboa

Lisboa, capital de Portugal, es una de las ciudades estrella a la hora de hacer una escapada. No es de extrañar pues Lisboa es una ciudad accesible, monumental y con una amplia oferta de ocio. Un lugar con un encanto especial, con grandes dosis de melancolía, en el que la gastronomía y cultura musical ayudan a envolver al turista, convirtiendo el viaje en una experiencia única.

Si has decidido viajar hasta esta ciudad portuguesa próximamente y descubrir lo que puedes ver en Lisboa, anota bien las cosas que no debes perderte. Monumentos y barrios de interés, como por ejemplo La Baixa.

¿Qué recomendamos visitar en Lisboa?

La Baixa es el barrio más céntrico de toda la ciudad. Construido tras el gran terremoto que asoló Lisboa en el siglo XVIII, cuenta con un precioso estilo clásico con fachadas llenas de azulejos (algo que es bastante típico en la urbe).

Más que monumentos en sí, en La Baixa podrás recorrer las avenidas más importantes, así como las plazas más emblemáticas. La Avenida de la Libertad, por ejemplo, con un kilómetro de longitud, edificios majestuosos del siglo XIX y un sinfín de tiendas y cafés para poder tomar algo tras un largo día de turismo.

Las tres plazas más interesantes de Lisboa están en este barrio. Así, puedes pasearte por la plaza de los Restauradores, con un enorme obelisco que conmemora la rebelión contra la dominación española en 1640.

Plaza Restauradores en Lisboa

Es aquí donde se encuentran algunos de los hoteles de más lujo de Lisboa, ideal para no tener que preocuparte de las distancias, si el dinero es lo que menos te preocupa.

También es importante la plaza do Rossio, muy cerca de la primera.  Es el centro neurálgico de la ciudad, y también una de las zonas más visitadas por los turistas. Entre los puntos de interés de la plaza destacan la estatua de Don Pedro IV de Portugal, el Teatro Nacional Doña María II o la hermosa estación ferroviaria de Rossio, cuya fachada, construida en 1887, llama la atención de los viandantes por su vistoso estilo neomanuelino.

El recorrido de las plazas puede terminar en la plaza do Comercio. Es la más importante de toda la urbe. Construida donde antiguamente estaba el palacio real (destrozado también por el terremoto), está abierta en el lado sur, mirando al Tajo. Es justamente ahí donde atracaban los grandes barcos mercantes, la puerta marítima a la ciudad.

En otro de sus accesos se levanta majestuoso el Arco Triunfal da Rua Augusta.  Fue levantado para celebrar la reconstrucción de la ciudad tras el terremoto, y abre paso a la calle más importante de La Baixa.

No te olvides también de visitar la estatua de la plaza, la conocida como estatua ecuestre de José I. Está esculpida en bronce y representa al monarca que regentaba Lisboa durante el terremoto.

Aunque en Lisboa hay muchas iglesias, el templo más importante es la Catedral de Lisboa, Santa María Maior. Fue construida en el siglo XII y cuenta con un estilo románico más que evidente, aunque hay partes que han sido reconstruida.

El claustro de la Sé cuenta con un estilo muy similar al del Monasterio de los Jerónimos. Además, en su interior, diferentes excavaciones han sacado a la luz restos romanos, árabes y medievales.

Catedral de Lisboa y Tranvía

Otro de los grandes monumentos de la ciudad es el Castillo de San Jorge. Es imposible no verlo pues está en la parte más alta de Lisboa. Además, por la noche se ilumina, teniendo así una presencia constante sobre el turista.

Fue construido en el siglo V por los visigodos. Si bien es cierto que la visita puede parecer pobre, pues no hay demasiados interiores y todo lo que se aprecia son partes de la construcción original, merece la pena subir hasta aquí. Las vistas sobre el resto de Lisboa son sobrecogedoramente bellas. Podríamos decir que las más bonitas. Además, antes de subir, a los pies del castillo, podrás visitar otro barrio típico, el Barrio de la Afama, que cuenta con restos romanos como el Teatro y algunos miradores de interés paisajístico.

Belém es otro de los barrios imprescindibles. Está lejos del centro, pero se puede acceder fácilmente con el transporte público. Aquí encontrarás los monumentos más destacados y conocidos de Lisboa.

Por un lado, el Monasterio de los Jerónimos, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Un impresionante conjunto de estilo manuelino que, además de iglesia y claustro, cuenta con la tumba de Vasco de Gama.

La Torre de Belem, también imprescindible, está a pocos metros. Cuenta también con un llamativo estilo manuelino y también fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En su origen servía como torre defensiva, aunque posteriormente se convirtió en un centro aduanero e incluso en un faro que gestionaba y guiaba a los barcos por el Tajo.

Torre de Belém en Lisboa

Las visitas no han terminado en este barrio. Aún queda el Monumento a los descubrimientos. Con 52 metros de altura, se construyó para conmemorar la figura de uno de los grandes descubridores del país, Henrique el Navegante.

Si bien es cierto que la lista de visitas en Lisboa es muchísimo más amplia, pues cuenta con numerosos museos como el arqueológico o el de coches antiguos, podríamos decir que estos son los lugares imprescindibles que todo turista debe conocer antes de partir.

Tags: , ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top